lunes, 7 de junio de 2021

In her Majesty's Name: La Vieja Guardia

"Yo estuve allí el día que los soldados automáticos de Napoleón IV sitiaron y ocuparon el palacio de Buenavista.

Cuentan que el anillo de hierro con el que Guillermo I sitió París apenas aguantó unas horas cuando frente a él comenzaron a formar líneas enteras de autómatas armados con pesadas armas de fuego. Las baterías de artillería prusianas eran tremendamente poderosas, pero los soldados de acero y latón franceses, movidos por una fuerza misteriosa y dotados de inteligencia, lograron alcanzar las líneas de Guillermo, momento en el que incluso los soldados más veteranos cayeron presa del pánico al ver a estos androides de dos metros, vestidos como la Vieja Guardia de Napoleón I, machacaban a sus compañeros.

Tras la rotura del cerco de París los soldados franceses, liderando estos autómatas expulsaron a los prusianos hasta el Rin, dónde el propio río hizo de frontera para estas máquinas. No pasó mucho tiempo hasta que el propio Napoleón IV echó la vista hacia la península y vió cómo la República se desangraba entre luchas de poder interno. En cuanto los cantonalistas izaron las banderas desafíando al gobierno, los franceses envíaron a sus tropas más a cruzar los pirineos.

Cuando desde el río Jarama comenzaron a sonar las descargas de artillería, los que estábamos en Madrid supimos que el frente de la columna francesa estaría en breve aquí. No sabíamos que estos androides eran soldados terribles por incansables. Las milicias llamaron a todos los hombres a defender la capital, pero al caer la noche la columna francesa, que no se había detenido en ningún momento alcanzó las primeras viviendas de la ciudad. Me gustaría decir que la población se portó como aquel dos de mayo de 1808, pero al despuntar el alba todo Madrid estaba bajo el dominio de Napoleon IV. Sólo el Palacio de Buenavista, dónde se fortificó el cuartel general del ejército logró aguantar unas horas las descargas de las pesadas armas de los soldados automáticos, lo que permitió a unos cuantos miles de ciudadanos que pudiéramos escapar de la ciudad, cruzar Despeñaperros y lamernos las heridas en Cádiz."

- XVIII diario de Cristino Martos y Balbi

La Vieja Guardia de Napoleón IV domina la plaza de Cibeles. 

Hola a todos de nuevo. Hace relativamente poco que presentamos, en una serie de entradas seguidas, a la I Brigada Anfibia de Cartagena, una unidad militar de lo que queda del estado español tras ser invadido por el ejército de Napoleón IV, y tras ponerles cara a los integrantes de estos hombres necesitábamos ocuparnos de unos antagonistas a su altura.

A decir verdad hace bastantes meses, cuando pensaba en el trasfondo de la banda anterior se me ocurrió la idea de introducir autómatas en el juego. Además se podría explotar algo más las reglas de los campos eléctricos y los generadores de energía que permiten a estas máquinas y a los andadores (walkers) moverse. Poco después de hacer un boceto de reglas los creadores del juego anunciaron la segunda edición de In Her Majesty's Name, con la adición de reglas para jugar con androides (automatons) y evidentemente yo me quedé expectante por saber como las desarrollarían. Pero lo cierto es que no pude reprimir mis ansias creativas y me hice con dos figuras de la gama Europe Ablaze de Artizan para convertirlos en autómatas de guerra vestidos de la Vieja Guardia napoleónica: Panzer-bot Neun y Panzer-bot Dreizehn.

Las miniaturas originales, antes de ganarse
el uniforme de granaderos.

Tras conseguir las miniaturas viene el momento de empezar a trabajar: modelarles el gorro de granadero napoleónico y añadir un par de plumas de matrices de imperiales de Warhammer Fantasy Battles, ponerles a la espalda un par de mochilas de pertrechos de la caja de soldados de Frostgrave y por último localizar dos cuchillos para poner en la punta de las ametralladoras para hacer dos brutales bayonetas. Se imprima en negro y a pintar...

Como podéis ver el esquema está basado en el uniforme de los granaderos de la Vieja Guardia napoleónica de principios del siglo XIX. Sin entrar en detalles, se trata de una combinación bastante llamativa y reconocible de blanco, azul y rojo, con las plumas del bonete de piel en rojo. Como detalle, cuando estaban a medio pintar las miniaturas mi suegro vino a casa y viendo las figuras de lejos, acertó con que estaba pintando unos franceses napoleónicos. Eso si, luego al verlos de cerca se sorprendió con la mezcla de robot-soldado que tenía entre manos. 

Las caras se han pintado como si fueran muñecos cascanueces, con esos bigotes marcados que, según parece, los soldados franceses tenían obligación de lucir. Es cierto que el espacio de cara que tienen los androides es muy pequeño como para incluir nada más que el bigote, ojos y un punto rojo que señala la nariz de la figura. 

El detalle del águila del pecho de los autómatas pensé en limarlo y hacerlo desaparecer, pero pensé que podría pasar por una versión moderna del águila napoleónica, así que terminaron pintadas de dorado. Es de suponer que los descendientes de Bonaparte adoptarían el águila como emblema del nuevo Imperio Francés. 



Las armas, originalmente unas ametralladoras MG 42, se han pintado de color madera, representando un fusil de cuerpo robusto y pesado o una ametralladora arcaica con los carenados de madera. La bayoneta de hoja tan exagerada en la punta le da un aspecto amenazador. 

Vistas del primer soldado de la Vieja Guardia, con el arma a
medio cuerpo y preparado para abrir fuego. 

Vistas del segundo soldado, manteniendo en alto el arma. Un vigilante
incansable que puede mantener durante semanas su posición, siempre
que no le falte energía... ni munición.

Como comentaba al principio de esta entrada, hace poco nos llegó la nueva edición de IHMN, mejorada y revisada, pero con ciertas lagunas o aspectos que quizás esperábamos que hubieran abordado los creadores con mas profundidad. Uno de estos es, al menos para mi, las reglas para autómatas, muy sencillas, tanto que incluyen como autómatas zombies y esqueletos levantados mediante nigromancia... no sé, a mi no me convencen.

Aún así las reglas (aún no probadas) para estos autómatas son las siguientes: 
Si, es algo caro, pero si nos ceñimos a las reglas de IHMN podríamos tener este perfil. Por otro lado me hubiera gustado más que los autómatas fueran poderosos pero más limitados en sus acciones que un humano, y en consonancia mucho más baratos... quizás en una entrada nueva lo aborde.

" Muévase señor "

Espero que os haya gustado la entrada... recordad que podéis añadir un comentario contando que os ha parecido y seguirnos en Facebook y en Telegram. Nos leemos.

4 comentarios:

  1. Buenísima transformación. El resultado encaja perfectamente con la descripción de lo que queríais hacer y además es relativamente simple. Muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, cuando haces algo original y gusta, la recompensa es doble.

      Eliminar
  2. Toma! Menuda historiaca! 👏👏👏👏

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...