miércoles, 26 de junio de 2013

M-100 Codename: "Comanche"

1949, en plena Segunda Guerra Mundial, el desgaste sufrido por las naciones en conflicto, cuyo final parece muy lejano, es evidente. Junto al petróleo y otras materias primas empieza a escasear en Europa central un bien que anteriormente no fue tenido tan en cuenta, el ser humano.

  "Ningún bastardo ha ganado una guerra muriendo por su país. Las guerras se
ganan haciendo que otros bastardos mueran por sus países"  
George Smith Patton, Jr. 


En 1943 las bajas sufridas por los alemanes eran considerables, y los niños del proyecto "Lebensborn Eingetragener Verein" tardarían años en poder coger un arma, con lo que su sacrificio no era suficiente para ganar la guerra.



Proyecto Zinmann


La importancia de blindados y la escasez de tripulantes aceleran la creación de la siguiente generación de sistemas de armamento móviles blindados, los mech.
El 10 de mayo de 1943 Gustav Krupp es nombrado jefe del proyecto y el 6 de agosto de 1944  aparecen por primera vez en al campo de batalla con un éxito rotundo. La visión de un gigante de acero artillado moviéndose entre las ruinas y atacado a los tanques aliados desde puntos inverosímiles supuso una nueva escalada en la carrera armamentística.



M-100 Codename: "Comanche" 



Los EEUU comenzaron su propio proyecto de fabricación de mechs con lo descubierto gracias a la ingeniería inversa aplicada en modelos enemigos capturados. Pese a contar con la ayuda del huido Werner Von Blick (ex-desarrollador del proyecto original) y los materiales y  tecnologías obtenidos de los derribos Nihl, los modelos estadounidenses resultaron inferiores a sus contrapartidas teutonas.


Debido a la imposibilidad de equipararse a los mechs alemanes, el alto mando decidió que si no era posible competir en calidad lo haría en cantidad. 





El diseño del comanche parte del concepto de armadura potenciada. Estos modelos monoplaza tienen una altura de 12 pies y una envergadura de 6 pies. Su tamaño los hace altamente maniobrables en entornos saturados, permitiéndoles hostigar vehículos enemigos de mayor tamaño y potencia de fuego.
Pese a la infatigable cadena de producción de Detroit, el tiempo necesario para entrenar un piloto para que lo maneje de forma eficiente impide el uso masivo de estos vehículos


Un viejo cartel con una imágen de la variante B.B.Q.

El principal armamento de los M-100 es una variante del archiconocido bazooka empleado por la infantería.
con alcance y potencia mejorados. 


La gran versatilidad de este  modelo permite alternar  sistemas de armas como ametralladoras pesadas del calibre 50 sobrealimentadas y fusiles de asalto. La configuración anterior es muy popular como apoyo de la infantería, especialmente contra vehículos ligeros enemigos.



La variante B.B.Q fue desarrollada en un principio para la lucha en el pacifico. Dotado de un lanzallamas pesado es ideal para despejar posiciones enemigas, combate urbano y, en los tiempos que corren, limpiar zombis con total impunidad.


Y para concluir una foto donde se aprecia el tamaño de los mech junto a uno de los oficiales del ejército aliado:



martes, 18 de junio de 2013

Marcadores de nubes y otros vapores

En un arrebato de sacar del ostracismo al juego Warmachine/Hordes en nuestra ciudad, Albacete, nos hemos puesto al día con la nueva edición del reglamento. Hemos aprovechado para darle un empujón, en lo que a pintura se refiere, a prácticamente todos nuestros ejércitos, cosa que ha servido cómo motivación para que nuestros compañeros de partidas se animen a pintar.

Una de las cosas que nos ha pasado varias veces, es que nunca nos llevamos a las partidas marcadores de área de efecto, para situar bosques, nubes y etcétera. Con lo que al final nos hemos visto obligados a hacernos alguno. Mirando ideas por la red, nos propusimos hacer unos marcadores imprimibles en acetato, que puedan ser curvados sobre si mismos y que representan (con sus limitaciones) un área de efecto tridimensional, y mas o menos vistosa (y sí, son 3 pulgadas):




Estos marcadores pueden ser empleados, como muestran las imágenes, no sólo para Warmachine y Hordes, si no que pueden marcar dreadnougths de Warhammer 40.000 ocultos con sus descargadores de humo, granadas de letal gas-V para partidas pulp y werid war; o las clásicas bombas de humo que usarán los soldados de un ejército moderno para avanzar frente al enemigo.



Por ahora sólo hemos realizado las plantillas para áreas de 3 pulgadas, para adaptarse al tamaño del papel, pero también por que en Warmachine/Hordes, el juego para el que han sido diseñadas, las áreas de los efectos de nube suelen tener este diámetro. Como hemos mencionado antes, el papel es quien nos marca los límites y aunque podríamos hacer plantillas de 4 pulgadas sobre un folio tamaño A3, el coste de impirmirlo en acetato de ese tamaño (que dudamos que sea fácil obtenerlo) puede ser demasiado caro para lo que queríamos, algo vistoso, económico y plegable.


Podéis descargar las plantillas en las siguientes direcciones:

Marcadores de efecto nube (en negro, pdf): http://sdrv.ms/126jwIj



Marcadores de nubes venenosas y fuego (color, pdf): http://sdrv.ms/126jSyJ


Recomendamos su impresión sobre papel de acetato transparente, para lograr un "fundido" del humo con las miniaturas y el entorno, y siempre sin escalar la impresión:




Espero que os sean útiles, y no dudéis en comentarnos cualquier crítica.

martes, 11 de junio de 2013

De troll de guerra a rey troll

Hoy cambio de tercio y no me voy a entretener con historietas más o menos fantásticas, sino que me voy a centrar en el trabajo que hace unos años hice sobre una miniatura. De él quedé bastante contento entonces, creo que me pilló en un buen momento, y la cosa quedó bastante lograda. 
La miniatura base sobre la que decidí trabajar fue esta:

Troll de guerra de Confrontation, del bando de los goblins. Esta cabeza no es la original con la que lanzaron la miniatura. 
Esta es la carta de la criatura , con
cabeza original.
Sinceramente, no se como llegó a mis manos. Ahora me parece algo extraño haberla adquirido de manera voluntaria. No sé por qué razón, si me pareció bien como troll, si me tocó en una rifa, o estaba de saldo. La cosa es que una vez abierto el blister empieza la historia. La miniatura es horrible, no estrictamente de la primera hornada de las de Confrontation, bastante feas, pero sí que poco inspirada. 
Como muchas ideas, esta surgió en una tertulia. Se habló de hacer algún tipo de transformación, que si tuviese esto sería mejor, que si tal o que si cual. Y así, de darle unos ligeros retoques, pasé a meterle la sierra y a operar en serio. 
Decidí crear un mini diorama en su peana, y poner al muchacho en posición de victoria sobre sus enemigos. Por aquel entonces tenía un amigo que aún conservo que llevaba Bretonia, y me propuse hacerle un "homenaje". Mi troll, o como era entonces, mi gigante del caos, iba a estar machacando bretones. Para ello le separé los brazos y le modelé desde cero toda la musculatura de los antebrazos. También decidí levantarle la cabeza y colocarla justo encima de donde llevaba el punto de enganche. La figura pasó de ir chepada a llevar la cabeza erguida y el mentón elevado. 



La operación salió a pedir de boca. Para compensar el hueco que dejaba la cabeza sobre el pecho, hubo que añadir pectorales y situarlos anatómicamente de manera correcta, para que pareciese que se estiraban junto con los brazos extendidos. Además, había que hacer algo con el lugar de amarre del cuello. Ésto se solucionó creando un pectoral con una estrella de ocho puntas. que enlazaba con todas las correas, incluyendo las nuevas, lo que le dio a nuestra miniatura un aspecto de gladiador macarra. Siguiendo esta tendencia, me inspiré en uno de los grandes juegos de rol y su portada, el Warhammer Fantasy Roleplay primera edición, que tengo original desde hace muchos años. 
En la imagen de la derecha se puede apreciar como el héroe humano de la portada del viejo WFRP está luchando con un ogro que lleva una cresta de dos colores, blanco y negro. De ahí saqué la idea para hacerle el peinado a nuestro "gigante". Además, pensé que para hacer su expresión menos simple, más decidida y ceñuda, había que añadirle entrecejo. El trabajo del cuello también fue importante, y se le dotó de una potente musculatura que diese la sensación de fortaleza.

Fotografía de perfil de nuestro muchacho, posando en toda su gloria.
Si seguimos examinando la miniatura desde la parte superior, nos falta la espalda. No es fácil cambiar la cabeza de ubicación de una manera tan radical, así como la posición de los brazos, y que los músculos de la espalda no sufran mucho según su posición en el cambio. Este es el resultado del trabajo que se realizó en los omoplatos y hombros del monstruo, desde un punto de vista trasero:

Los potentes cestus de nuestro gigante se convierten en unas terribles armas de guerra movidos por sus impresionantes  músculos.
La mayor dificultad de la transformación viene a continuación. Por aquella época Games Workshop tenía dos gigantes en el mercado, uno de plomo de los orcos, y otro antiguo de Marauder que iba vestido con sandalias y al estilo imperial. El primero de ellos no era demasiado grande, y si queríamos que nuestro troll reconvertido se equiparase en tamaño a él, deberíamos incrementar la estatura. Para ello le corté ambas piernas justo por debajo de las caras de bronce que lleva a modo de armadura. La miniatura original parece no tener rodillas, y debía tener un caminar de lo más grotesco. Con sus nuevas piernas, nuestra miniatura alcanzaría más de un centímetro y medio extra, aumentando considerablemente su envergadura:

Detalle de la parte inferior de la miniatura, con uno de los derrotados bretones echando las tripas de fuera.
La envergadura viene dada por la aparición de parte del muslo, rodilla y unas grebas que protegen el gemelo y el tobillo. Una gran diferencia con respecto al modelo original. 
Poco a poco la miniatura iba cogiendo forma, y ya podía aparecer como gigante en mis partidas de WFB formando parte de mi ejército del caos. En la siguiente imagen se puede ver la parte inferior trasera de la miniatura, junto con la otra víctima. 


Otro pobre bretoniano muerto, esta vez con los sesos de fuera. 
Como podéis ver, además, en la parte de atrás lleva una serie de "almuerzos", muy comunes en los gigantes de la GW. Creo que el goblin que va en la vasija tenía sus propias reglas, pero no me hagáis mucho caso, ya no me acuerdo bien. 

Aquí está la miniatura transformada y terminada. Ya ha cumplido diez añitos, y creo que se merecía dedicarle una entrada.
En fin, nuestro troll de Confrontation acabó siendo un gigante de Warhammer, y como tal peleó en alguna que otra batalla. Con el paso del tiempo, la Workshop sacó al mercado el gigante de plástico, y este muchacho seguía siendo espectacular, pero demasiado pequeño para los nuevos tamaños. Así que cuando salió el penúltimo manual de Guerreros del Caos y en él venía un rey troll como personaje, nuestro simpático amigo volvió a los campos de batalla, esta vez como monarca, aunque por las mesas de juego se le conoce por "Pichín" y es una de mis miniaturas favoritas. 

En 2003 esta miniatura fue elegida Mejor Miniatura en la Categoría Libre en un concurso local de la tienda Wartime, ya desaparecida.

Nada más, espero que os guste la miniatura y la entrada. Nos vemos en la siguiente ocasión. 

martes, 4 de junio de 2013

Cypher es la clave



"Aparece como de la nada, trayendo la muerte y la destrucción consigo, y se desvanece tan súbitamente como aparece. Es raro que sea el propio Cypher quien instigue los actos violentos que invariablemente ocurren cuando él está presente, más bien parece que se comporte como un catalizador que convierte cualquier sentimiento de odio o desconfianza en un rugiente e incontrolable fuego.
Cypher casi nunca habla y nadie sabe cuál es su verdadero nombre. Sin embargo, el color negro de la servoarmadura que lleva bajo la túnica implica, sin lugar a dudas, que estuvo ligado a los Ángeles Oscuros. Algunos no se atreven más que a susurrar que posiblemente sea la única esperanza de redención de los Ángeles Caídos y que sus apariciones, sin aparente sentido ni conexión entre sí, conforman un patrón que antes o después le llevará a Terra, hasta el Emperador. Sea como fuere, una cosa sí que es cierta: cuando permanece un cierto tiempo en el mismo lugar, los Caídos empiezan a llegar, como si se viesen atraídos por su presencia aunque nadie tiene explicación para este fenómeno ni se sabe cómo son capaces de dar con él.

Por todo esto, los miembros del Círculo Interior de los Ángeles Oscuros odian y temen a Cypher más que a cualquier otro de los Ángeles Caídos y llevarían a cabo cualquier acción, por temeraria o deshonrosa que fuera, para capturarlo o matarlo."

Cypher apareció en el año 2000 (aunque a muchos nos parezca una fecha cercana y lejana a la vez y nos cueste situarla en contexto) y rápidamente se ganó un lugar entre las miniaturas mas apreciadas por los jugadores de Warhammer 40.000. Se trata de una miniatura dinámica, que rompe con la estética de seguidores del Caos llenos de pinchos y calaveras (aunque alguna sí que lleva) y que tanto coleccionistas como jugadores han querido siempre tener.


Un día encontré la minaitura de Cypher en un mercadillo por internet, a falta de los brazos, cosa que no me importó y la adquirí con la intención de pintarla con mas o menos prisa. Pasaron los meses y los años y al final, hasta que no me decidí a retomar la pintura del resto de los Ángeles Oscuros no pasó Cypher por los pinceles.

El resultado, satisfactorio, sin ser una pintura espectacular, pero que le da a un ejército de marines un toque muy personal.


Advertencia a los mas observadores; si, es cierto, la pistola de plasma de Cypher no tiene agujero de salida del proyectil y en cuanto dispare se va a quemar hasta las cejas; es un fallo que acabo de subsanar en la mesa de pintura, pero que ha quedado en las fotos. A parte de eso hay algún que otro desconchón que ha afeado las imágenes finales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...