martes, 22 de septiembre de 2015

Secrets of The Third Reich: The Big Payne


Pequeña reseña sobre el enésimo vehiculo weird para Secrets of The Third Reich. Construído a partir de un acabado chimera de la guardia imperial de un famoso juego de miniaturas, el Big Payne es un vehículo de transporte acorazado empleado por las tropas del ejército británico para cruzar los campos de batalla mas peligrosos (si, esos con zombies, gas-V o letales niveles de radiación).


El Big Payne es como un búnker o una trinchera sobre orugas. protegido hasta con sacos de arena, su blindaje y sus protecciones herméticas son movidos por los pesados motores que posee en su interior. No obstante una vez dentro, se trata de un estupendo lugar para que las unidades de mando puedan controlar el curso del combate sin exponerse a las armas ligeras enemigas.


Además del Big Payne acabé de pintar dos tripulantes/pilotos para mechs y vehículos, armados con armas ligeras y picos y otras armas improvisadas, son perfectos para representar las tripulaciones abandonando vehículos.




Esto ha sido todo por esta semana. ¡Volveremos!

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Centuriones Manos de Hierro


De entre todos los Manos de Hierro, estos son los mas perseverantes. Si un Mano de Hierro es testarudo, los Centuriones son inamovibles. Protegidos por sus armaduras con blindajes extra y con los servomotores que les permiten llevar armas pesadas como si se tratara de ligeras pistolas, estos Marines Espaciales liberan una potencia de fuego abrumadora en cada andanada de disparos.

Los Centuriones son los mas veteranos de entre los devastadores. Sus cuerpos poseen enlaces directos con las armas y los cañones de su armadura, haciéndolos mucho mas efectivos. Sus sentidos están unidos a los de los servocráneos que los rodean y acompañan, permitiendoles apuntar y disparar a varios sitios a la vez, así como el operar todas sus armas al unísono. 


El sargento se distingue por el estandarte que lleva. La parte derecha de su armadura lleva un cañón láser acoplado, junto a una pequeña batería de misiles de fragmentación. En el brazo izquierdo lleva un lanzamisiles con misiles antivehículo.


Su rostro refleja el proceso de cybernetización de los Manos de Hierro a la perfección. Su ojo izquierdo ha sido reemplazado por uno biónico, junto con parte de su cara. Sobre su piel se adivinan estrías, propias de la cicatrización de la carne junto a elementos metálicos.



Otro centurión está equipado con las mismas armas que el sargento, salvo que este lleva el lanzamisiles completamente en su brazo izquierdo. Los Manos de Hierro modifican a su antojo sus armaduras y sus implantes para hacerlos mas eficientes e intuitivos de utilizar. Los dos servocráneos que lo acompañan no dejan de tomar datos sobre distancias y velocidades de los enemigos.


El último centurión está equipado para apoyar a sus compañeros en las distancias mas cortas y contra los enemigos que se acerquen al asalto. Su brazo izquierdo ha sido sustituido por un potente bólter huracán, mientras que el derecho levanta un bólter pesado acoplado.


La iluminación verde mortecina que portan estos Centuriones en sus armaduras les permite apuntar al enemigo en condiciones de baja visibilidad. A este último también se le pueden ver venas y edemas en las zonas de contacto del metal con la carne. El aspecto pálido es propio de aquellos que pasan demasiado tiempo dentro de su armadura, bien por que se encuentren en situaciones de combate, o simplemente por que se sienten mas cómodos en ella...


Con esta entrada casi llegamos al final de las dedicadas a los Manos de Hierro. Anteriormente habíamos presentado a Kratio Dodecicus y a dos escuadras de exploradores para apoyar a estas moles. Próximamente presentaremos un vehículo. Os invitamos a seguirnos.

martes, 8 de septiembre de 2015

El Mekanik Destruktiw Komandoh del Profesor Kraken


El Profesor Kraken. Ingeniero, inventor y místico. Poco o nada se sabe de su verdadero origen. Discípulo de las teorías de Andrew Crosse y de Victor Frankenstein, al igual que este último, estudió en la Universidad de Ingolstadt.


Sus trabajos en el campo de la electricidad y la mecánica se anticiparon a los de Tesla y Edison, si bien sus ideas eran científicamente menos ortodoxas. Pionero de la robótica, su intención de manipular la electricidad para crear máquinas inteligentes, combinado con su obsesiva fascinación por la magia negra, le llevaron a desarrollar varios tipos de autómatas (basados en extraños diseños de René Descartes) guiados por cerebros humanos transplantados y conectados mediante oscuras artes, a partir de un enigmático tratado árabe. Él mismo vio su rostro horriblemente deformado como consecuencia de uno de sus macabros rituales que salió mal.


La combinación de conocimientos arcanos y ciencia moderna, aplicada en lo que parecía la producción de un ejército mecánico provocó, primero, que fuera repudiado por toda la comunidad científica y, posteriormente, que fuera perseguido por el gobierno alemán, que trató de hacerse por todos los medios con sus descubrimientos.

Desde entonces, recorre el mundo con su ejército de organismos mecatrónicos, satisfaciendo sus necesidades económicas ofreciéndose como mercenario o mediante el crimen, en tanto que prosigue con sus siniestras investigaciones.



Su ejército de creaciones está compuesto por dos tipos de cuerpos. El primero de ellos es el de las tropas con armas de rayos. Blindados y protegidos sus mecanismos por el efecto de la jaula de faraday estos seres avanzan lentos pero sin detenerse bajo las órdenes de los controladores o supervisores, que van armados con potentes pistolas de arco.


El grueso de las tropas lo forman los autómatas con carabinas de arco. Sus armas queman y funden sin piedad a cualquier enemigo que se ponga a distancia de tiro. Aunque este tipo de rayos requiere una gran cantidad de energía, cuando están apoyados por un robot artillero se vuelven tremendamente peligrosos.


El tercer tipo de robot, el artillero, va equipado con un arma de arco mucho mas grande y pesada, junto con un potentísimo generador de arcos voltaicos no sólo para poner en funcionamiento su arma, si no para proporcionar potencia extra a todos los demás autómatas.


Por último, Kraken creó hace tiempo unos pequeños ayudantes de laboratorio que le sirven a su vez de perros guardianes o centinelas. En sus enfrentamientos los emplea como carne de cañón, obligando a sus enemigos a cuidarse de estos despiadados seres con pinzas tanto como de los autómatas con armas de rayos.



Las miniaturas han sido pintadas por Héctor Bolívar mientras que la idea de la banda es obra de Juan García Ródenas. En próximas entradas pondremos las listas de atributos para jugar con este peculiar "Destruktiw Komandoh" para In Her Majesty's Name.

¡Nos leemos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...