martes, 26 de julio de 2016

Frostgrave: Freakland en Felstad. La Capitana y el elfo


¡¡Hola a todos!!

De nuevo nos mudamos al fresco de Felstad. Hoy, vamos a hablar una de las nuevas incorporaciones que trajo consigo el suplemento Sellsword, en el que viene el capitán, una espada de alquiler con habilidades especiales y capacidad de mando. Vamos a evaluar su perfil, reflexionaremos sobre qué habilidades ponerle, cómo potenciarlo y también os presentaremos la figura que hemos elegido para realizar tal papel. También, y no menos importante, os presentaremos a su acompañante. 

El capitán suma un aliciente más a nuestra banda de Frostgrave. Es un personaje aparte del mago y del aprendiz, que suma experiencia y evoluciona. Es el único soldado que es capaz de hacerlo. Supongo que los diseñadores del juego no pudieron resistir tanta demanda por parte de los jugadores para que se le otorgara experiencia a otros personajes que no fueran los hechiceros. La verdad es que se echa de menos que el matón que sobrevivió al genio, que sobrevivió al gólem de piedra, que sobrevivió a su vez a las estatuas y a las columanas... En definitiva, que lleva ahí jugándose el cuello todas las partidas, no tenga más recompensa que seguir vivo. Esto no se soluciona con el capitán, pues sólo él subirá experiencia. Además, a alto coste, pues cada partida que sobrevive, cobra, tal cual lo hacían las espadas de alquiler del Mordheim. Éste no va a costes fijos. Cuanto mejor es el capitán, más se lleva, pues cobra su nivel mas 10 en  porcentaje del total de ganancias. Y no, no penséis que lo podéis engañar, pues hay que calcular el total del oro teniendo en cuenta los objetos que vendéis.  Es decir, un capitán de nivel 2 (empieza en cero y su máximo es 10) cobra un 12%. 
A mí, sinceramente, aunque le vea posibilidades, me parece caro, al menos para bandas recién creadas, pues cuesta en origen 100 monedas, y lo menos que nos va a cobrar es un 10% de las ganancias. Al menos es para pensárselo. Otro detallito: si decidís ponerle un objeto, pasará a ser su objeto, con lo cual, si muere o lo despides, no se reintegra al baúl del hechicero. 
Aún así, en mi banda de la bruja de nivel 13, la capitana hace un papelón. Está en nivel 1 y tiene el siguiente perfil: 

M 7/ F +4/ S +1/ A 11/ W +3/ H 12

Como equipo lleva una armadura de cuero, un arma de mano y una daga +1. Esto último ya está contabilizado en el perfil (originalmente F +2). El capitán tiene un perfil más bien mediocre de base. 

Cuando contratas al capitán tienes derecho a hacerle una mejora en el perfil de +1, ya sea en movimiento, lucha, disparo, voluntad o vida ( la salud se modifica en +2). Yo elegí movimiento, pues me atrajo tener un personaje superrápido, por motivos que ahora explicaré.

En el Frostgrave te falta velocidad en innumerables ocasiones. No todas las veces funciona el salto, ni llegas a tiempo a coger un tesoro en disputa, o nuestro amigo el thug está pasando de nuevo un agobio. Y para eso iba a estar esta chica (porque es una capitana), para llegar al sitio. Resulta que una de las cosas más atractivas que tienen los capitanes es que empiezan con unas habilidades especiales, los tricks of the trade. Entre todos los que hay, once, encuentras potenciadores de la lucha, del daño, del disparo, de la voluntad... Hay variedad, de la que eliges dos al principio. Yo escogí para ella el Sprint, que le da +2 a movimiento por un turno y el "coup de grace", que da +2 al daño una vez por partida. La chica era rápida y mortal en nivel cero, pero con el nivel 1 ha mejorado ostensiblemente, pues se puede elegir un nuevo truco (uno que no tenga), y esta vez elegí el ataque furioso, que te da +3 a combate antes de tirar el dado. Puedes usar tantos trucos del oficio como quieras en un mismo turno. Sólo tienes que declararlos. 

Recapitulando: Una señora que se mueve 9" con una acción de movimiento, que puede llegar hasta +7 de ataque, y que, además, puede hacer +2 al daño en el momento oportuno o si se enfrenta con un enemigo recalcitrante, es algo a tener en cuenta en la mesa. Si a eso le sumamos que tiene capacidad de mando, miel sobre hojuelas. 

Y es que resulta que la capitana puede activar a una miniatura que esté a 3" de ella en la fase de soldados para que actúe conjuntamente (hay una habilidad de mando que mejora esta habilidad). La cosa se pone realmente interesante cuando acompañas a nuestro personaje con alguien que sea tan rápido como para seguirle el ritmo y duro como para que atice bien. Un cazador de tesoros, por ejemplo, que tiene M 7 y F +4. Creo que cuando estos dos cargan al combate tienen unos bonos que son realmente espectaculares. 

Ha llegado el momento de presentaros a las miniaturas escogidas para realizar tan gloriosas funciones por las calles heladas de Felstad.


La miniatura tiene algo de historia. Es una figura de la marca Grenadier, y fue modelada allá por finales de los 80 por Julie Guthrie. Si leísteis la entrada que dediqué al caballero, os comenté algo sobre la escala de estos modelos, 25 mm. Aquí os dejo un enlace de la colección a la que pertenece (foto).

Esta miniatura es más pequeña de lo normal, pero esa era mi intención. Una cosa pequeña que corre como una bala por la mesa, que se esconde con facilidad y que es letal. Llamadme loco si queréis, pero esta dama pedía a gritos ocupar el puesto de capitana en la banda. Ahí van unas imágenes de cuerpo entero:


No estoy especialmente orgulloso de la pintura de esta miniatura. No he estado fino en algunos detalles, y es muy mejorable en otros, o al menos esa es la sensación que me ha quedado. Aún así, me ha encantado la expresión. Es una expresión de desafío, una mirada de estrella de cine haciendo un papel, acorde con la pose. Así que así se va a quedar, con sus fallos, pero con su personalidad. 


Una última foto, vista esta vez de espaldas:


Pasemos ahora a hablar del acompañante, una miniatura mucho más conocida. ¿Recuerda alguien a Aenur, la espada del crepúsculo? En noviembre de 1999 se produjo un alineamiento cósmico, y los de la White Dwarf regalaron una miniatura, ¡y qué miniatura! Un elfo espectacular, un miniaturón, y encima, de gorra. La revista era lo de menos. Había que conseguir la miniatura a toda costa, y hubo que echar la carrera necesaria hasta la tienda. Ha sido la única vez que he ido corriendo a comprar la revista en cuestión. El muñeco sólo estuvo en la lista de espera un año, cosa extraña en mí, pues la pinté en diciembre del 2000. La pintura cumple con la mayoría de los estándares que nos marcaba GW en su época. Y así sigue, con su peana verde hecha con serrín, pero con una calidad de pintado que todavía me parece... que está bien. 

Así que Aenur ha emigrado de Mordheim a Felstad, y allí ejerce de mortífero y rápido acompañante de nuestra capitana. Ahí van unas fotos, las primeras de una miniatura que pinté hace 16 años. Por aquellos tiempos utilizaba siempre capa de imprimación blanca. El pintar deprisa ha hecho que me pasara al negro, pero creo que me gustaba mucho más la luz que desprendían las miniaturas pintadas así. Lo de la peana no tiene nombre, pero se va a quedar como está.


La miniatura fue modelada en su día por Brian Nelson, y, sinceramente, por su actitud, postura y rasgos, se puede decir que es una de las mejores miniaturas que ha producido la GW. Aquí os dejo un artículo, en inglés, que salió en una White Dwarf sobre el artista. Y otro más. Este escultor es uno de los mejores que ha tenido el taller de la Workshop. 


En esta fotografía se puede apreciar la fecha, la peana de serrín, y el trabajo hecho con la capa. Eran tiempos en los que se iluminaba todo lo que tuviera relieve, y mi pintura estaba claramente inspirada por el trabajo de muestra que veíamos en las revistas. 


Una de las partes que más destacaban de Aenur era la armadura, cuyo brillo metálico aparecía entre la capa.  

Bueno, se cierra por hoy el chiringuito. Esperamos que os haya servido de entretenimiento veraniego. Si os entra ganeta de Aenur, estoy seguro de que se puede conseguir, teniendo cuidado con el ataque de los clones, en ebay. Probad a meter un capitán en vuestra banda, y si ya tenéis uno, comentad cual ha sido vuestra elección. Esperamos sinceramente que os haya gustado la entrada y vuestros comentarios.



martes, 19 de julio de 2016

Breve repaso de lo sucedido

Hoy no tenemos miniaturas. Al menos no ninguna nueva. Esta es una entrada dedicada a la reflexión. Desde que empezamos en el año 2011 en noviembre hemos publicado más de 200 entradas. No son pocas, sobre todo si tenemos en cuenta que todas nuestras entradas son originales y que intentamos que lo escrito sea tan interesante como lo visto, como las imágenes que os mostramos, y viceversa.

Hemos tenido entradas con distinta calidad, hay que reconocerlo, y es que a veces nuestras neuronas se empeñan en estar mas espesas que de costumbre. También hemos tenido algunas que creo que se merecen ser rescatadas del archivo:
  • Hemos presentado una buena cantidad de miniaturas. Desde las space-opera de Infinity hasta los clásicos de Citadel de épocas con menos medios y mucho mas entusiasmo:
















  • Compartimos con vosotros un divertido juego de coches, nuestra versión albaceteña del Death Race y que tenéis preparado para su descarga en el siguiente enlace: LADA - Death Race
  • Hemos presentado una batería de máquinas de guerra en miniatura, ¡y funcionan como las de verdad!

  • Hicimos unos marcadores para humo y otros vapores para Warmachine, que podeis descargar aquí.

  • Os hemos hecho participes de unos cuantos reportajes de partidas jugadas, entre otras:
.
  • Hemos enseñado algunos de nuestros proyectos, como la colosal mesa de Ypres que podeis repasar en las cinco entradas: Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4 y Parte 5.


Lo cierto es que hemos alcanzado las 100.000 visitas en este 2016, y aunque no estamos en nuestro momento mas prolífico estamos siempre maquinando nuevas ideas. Si seguís nuestras publicaciones, desde finales de 2015 (diciembre, para ser exactos) hemos tenido un importante parón en el ritmo de publicación. Motivos hay varios: dispersión geográfica, falta de tiempo... lo cierto es que las ganas no nos han faltado nunca y si nos seguís en Facebook podeis comprobar como seguimos subiendo fotografías de nuestros proyectos, en distinto grado de consecución.

¡Gracias por acompañarnos en estas 100.000 visualizaciones!

Esperamos veros de nuevo por aquí a todos.
- Los componentes de Freakland

lunes, 11 de julio de 2016

Frostgrave: Freakland en Felstad. El Caballero del Bonillo.


Hola a todos:
Nuestro verano sofocante nos lleva a tierras imaginarias más frías, las de Felstad y el Frostgrave, juego en el que tengo que ir pensando en poner todo el metal en el asador. Ya no sirve contratar unos matones y un perro para acompañar al hechicero. Es la hora de bárbaros, templarios, caballeros y cazadores de tesoros. Así que he decidido sumirme bajo el calor (led) de los flexos para pintar una miniatura adecuada al oficio que muchos han ostentado, pero pocos han merecido. Os presento a Hans, el Caballero del Bonillo:

Hans, o Juan, es un caballero joven cuyo espíritu de lucha es inagotable. Aquí lo tenéis preparado para rechazar el ataque del pincel cuando intentábamos terminar la peana. 
La miniatura es preciosa. Para ser sincero, es una de mis favoritas. Un caballero cuya expresión linda entre la absoluta determinación para enfrentarse al peligro, y el pavor que provocan las abominaciones con las que se encuentra. La miniatura es de la difunta casa Grenadier, que allá por finales de los ochenta y principios de los noventa lanzaba el Fantasy Warriors, un juego en muchos sentidos mejor que el WHFB. Igual que VHS venció al BETA y al 2000 siendo peor, así pasó entonces. Pero eso no quita para que maravillosas figuras modeladas por Nick Lund y Mark Copplestone todavía continúen en el mercado. Estas miniaturas se pueden conseguir, a buen precio, en varias tiendas online. Nosotros conocemos una asentada en España, Campaign Game Miniatures, y la que tiene los moldes, esta vez en Italia, que se llama Mirliton Miniatures. Esta última tiene casi toda la gama de Fantasy Warriors. Si sois fans del Frostgrave, no dejéis de visitar estas webs, vais a encontrar auténticas maravillas. 

Aquí tenéis un tríptico de nuestro caballero, recién terminado, en la mesa de trabajo. 
Hay que tener cuidado con el tema de la escala y Grenadier. Las miniaturas del juego Fantasy Warriors de humanos, bárbaros, elfos y enanos; los no muertos y los orcos, son de 32 mm, con lo cual casan perfectamente con las miniaturas de Frosgrave o con las de Otherworld miniatures, con las de Reaper; también con los antiguos aventureros de Citadel. Sin embargo, si ahora que se han puesto de moda los "oldies",  compráis miniaturas más antiguas de Grenadier, ya sea de la gama Dragon Lords o de la gama Julie Guthrie´s Personalities, tened en cuenta que la escala no da. Son antiguas, y su tamaño ronda entre los 25 y los 28 milímetros estrictos, con lo que se quedan pequeños para el estandar actual. Hay verdaderas obras maestras, pero dudo que tengan uso más allá del coleccionismo. 
Para terminar, un momento para la técnica de pintado. El metal tiene base negra. Sobre ella se ha pintado con pintura plateada al alcohol. Después se ha oscurecido mediante una aguada negra con el Chaos Black de Citadel. A partir de ahí se han ido iluminando las luces acordes al brillo que la armadura puede recibir de un foco cenital. Los cambios de color, ya sean latones o azules metálicos, se han realizado con acrílico. El latón es de Vallejo Model Color, con luces en acero natural de Vallejo y latón, y toques de la plata al alcohol. El azul se consigue diluyendo algo un metal de pintura americana y aplicándolo como si fuera una veladura, para posteriormente volver a iluminar con plata en las zonas que se necesita. 

Como despedida, os dejo una galería de fotografías de nuestro protagonista de hoy con algunos de los miembros de su banda. Aunque están hechas en unas malas condiciones de luz, vienen bien para que os hagáis una idea de como va quedando la banda y como cuadra nuestro Hans del Bonillo con el resto de personajes.

Fotografía de cuerpo entero del caballero con la maga sigilista al fondo. 

Otra perspectiva del caballero. Ya conocéis a todos los infantes que se ven al fondo. 

En esta imagen aparecen Cuernecitos y Hans. Los pesos pesados en combate cuerpo a cuerpo han hecho de esta banda algo muy respetable. 

De izquierda a derecha, y enfocados: Cuernecitos, Verdemán, el Aprendizo y Hans. 

Detalle, demasiado grande, del escudo que nuestro caballero lleva a la espalda. Es un freehand inspirado en una de las variantes del escudo de la localidad de El Bonillo, en Albacete. Darle esos golpes de suciedad, con los que no estoy contento, me ha dolido en el alma después de lo limpio y bien que quedó el trabajo. 

El caballero y la hechicera. El que el caballero mueva poco, sólo 5" lo hacen el compañero ideal para evitar sorpresas. Tener un peso pesado siempre como escolta limita los movimientos tácticos, pero es un perfecto enroque.

Espero que os guste la entrada. Feliz verano a todos.
¡Síguenos en Facebook!



martes, 5 de julio de 2016

Infinity - Sargentos de Orden - Especialistas


Esta entrada comenzó a escribirse en octubre de 2014. Pero las cosas han ido despacio... ¡y tanto!

Desde hace unos años me hice con unas cuantas miniaturas de Órdenes Militares para Infinity, con la intención de tener un segundo ejército mas tecnificado que los divertidos Ariadnos, que me permitiera explotar las reglas de hackeo, visores, etc...

En ese momento me llamaron la atención los panoceanicos, quizás por que me permiten pintar algo completamente distinto. Así que decidí también pintar a las miniaturas con los colores y uniformes de la Orden del Hospital, es decir, con el característico tabardo rojo cruzado por dos lineas blancas.  


Pero no he tenido todo el tiempo que he querido para pintarlos, y aunque algunos me consideran el pincel mas rápido al sur del río Júcar, la vida ha ido despistándome de mis proyectos no prioritarios. A ratos.

La cosa es que aunque fue de las miniaturas que antes pinté para las Órdenes Militares no he tenido la decencia de mostrarla en el blog. Y, haciendo un rápido repaso, primero mostramos a unos Fusileros de Svalarheima (recordando que en Svalarheima, el gélido planeta, está el monasterio de los Caballeros Hospitalarios), a un Caballero Hospitalario con bigote y cara de pocos amigos, 4 Dronbots, perfectos para apoyar a los caballeros según la misión junto a 2 Mulebots, que también han jugado multitud de partidas desde entonces. Pasó un tiempo y al final monté y pinté a los 2 hermanos cruzados con los tabardos y colores de la Orden de Santiago (pues estos son los encargados de proteger las rutas espaciales) y al Padre Gabriel de Fersen, un hacker metido a monje. Antes de presentar a Juana de Arco (la primera edición de la miniatura) pinté al espectacular Caballero del Santo Sepulcro. Luego pinté a un Spec-Ops que será un Agente Predicador, un monje dominico con un cometido muy peculiar.
Por último hace relativamente poco pinté a un Caballero de Santiago (y tengo ya otro esperando ser pintado), un caballero de la Orden Teutonica y a dos remotos Bulleteer, con un intento bastante aceptable de simular el camuflaje activo en su superficie.


Vale, pues al fin tenemos al Sargento de orden con camuflaje termoóptico. Un especialista perfecto para las partidas con misiones. Como podeis ver la pintura no es especialmente espectacular, se ha buscado que lso colores sean los mas correctos según los patrones seguidos por otras miniaturas. No he querido hacer efectos de luz especiales para simular el camuflaje activado, pero no descarto que lo intente en un futuro. Sólo me queda ponerme con los 9 compañeros que esperan ser pintados. 

Espero que tarde menos de 3 años esta vez.

¡Siguenos en Facebook!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...