lunes, 15 de junio de 2020

In Her Majesty's Name - La I Brigada Anfibia de Cartagena, parte 5ª: Reglas


Llega la última entrada sobre la I Brigada Anfibia de Cartagena, nuestra particular reinterpretación del universo Steampunk para el juego In Her Majesty's Name.

Como mencionamos en entradas anteriores, según nuestra particular ucronía, las revoluciones cantonales de finales del siglo XIX no provocan la caída de la Primera República, si no que el Imperio Francés, dirigido por Napoleón IV ha aprovechado la ocasión y ha ocupado gran parte de la península ibérica  tras lo cual ha nombrado rey a Alfonso XII, efectuado su particular restauración borbónica.

Los territorios no ocupados por los franceses se han organizado como ciudades-estado bajo el nombre de la Federación Española. Estos doce territorios autónomos están organizados de forma autónoma, pero muchos de ellos comparten recursos y tropas en su defensa. 


Aquí presentamos, por fin, las reglas para la compañía "La I Brigada Anfibia de Cartagena" para la primera edición de In Her Majesty's Name.



El héroe del Cantón:


El Capitán del Peral:




Isaac Peral y su aprendiz:










Los exploradores:




Esperemos que os gusten las reglas de la compañía. Podéis descargar el perfil en un cómodo pdf en el siguiente enlace: Perfil compañía I Brigada Anfibia de Cartagena
Nos leemos pronto.

Y recordad que podéis seguirnos en Facebook y en nuestro canal de Telegram.






jueves, 4 de junio de 2020

In Her Majesty's Name - La I Brigada Anfibia de Cartagena, parte 4ª: Veteranos y exploradores


Tras la aparición en la entrada anterior del Ingeniero Isaac Peral, y las entradas previas en las que presentábamos a los miembros de la Brigada Anfibia del Cantón de Cartagena le toca el turno a unos personajes que van a darle color y variedad a la banda.

En primer lugar tenemos a Aurelio Gálvez, héroe cantonal de Cartagena. Su apellido rinde homenaje a Antonete Gálvez, y no es difícil imaginar que podrían haber sido familiares. 

Desde joven Aurelio se vio influenciado por el fusilamiento del general Jose María de Torrijos y Ugarte en 1931. Con 20 años se alistó en las milicias y poco después entró en contacto con algunas sociedades secretas, como los Masones y otras aún mas desconocidas.

De su vida oficial se sabe que ha vivido en Guinea Ecuatorial, Cuba y el norte de África, entre otros muchos sitios. De su vida oficiosa poco se conoce, pues los servicios de inteligencia de Isabel II sospechaban que sus acciones estaban encaminadas a derrocar a la reina. Con el sitio de la ciudad de Cartagena por las tropas gubernamentales, Aurelio obtuvo gran notoriedad, pero fue con la defensa contra las tropas Imperiales de Napoleón IV en que Aurelio se convirtió en un héroe de la defensa de Cartagena. 

La miniatura de Aurelio es el oficial corsario de Black Scorpion miniatures, sus modelos son un tanto altos, de 32mm de escala, pero bueno, se trata de un personaje imponente que ha de destacar en el campo de batalla.  Sus ropas y equipo contrastan con las de sus compañeros. Quizás Aurelio ha optado por conservar reliquias como el sable que empuña y el dragón que utiliza como arma defensiva. Bajo su abrigo largo lleva una casaca de rayadillo y reborde dorado, lo que puede ser una evidencia de su pasado en los ejércitos coloniales tanto de África como del Caribe.


Aurelio, de semblante ceñudo, es un líder carismático para las tropas de Cartagena. Cuando las circunstancias lo requieren, comanda muchas de las incursiones de la Brigada Anfibia, pues a su experiencia en incursiones militares se suma su formación política y académica, de forma que para la Junta Cantonal de Cartagena se convierte en un personaje de total confianza allá dónde se encuentre.


Como hemos dicho antes, Aurelio es un veterano de mil y una aventuras tanto en la España peninsular como en otros muchos territorios, en sus viajes ha trabado amistad con Luisito Malabo. Luisito fue deportado a Fernando Poo tras una revuelta en una plantación en la cual se le denunció como un instigador contra los terratenientes que la regentaban. En la isla, un presidio repleto de exiliados políticos de España, rebeldes filipinos, criollos y esclavos fugados, conoció a Aurelio Gálvez, tras lo cual lograron llegar a las costas de Cadiz en una travesía que no es el momento de narrar.

La miniatura de Luisito Malabo llegó a mis manos de manera inesperada, como muchas otras me la regaló mi compañero de blog Alejandro Ponce, y pertenece al blister de personajes Askari de la gama de Darkest Africa de Foundry. Desde el primer momento me pareció un explorador africano experto en moverse sigilosamente. El machete que empuña junto a la mirada ceñuda lo hace aún mas amenazador. Su piel oscura ha sido un reto de pintura, pues nunca me había planteado pintar a un personaje de este tono de piel, y creo que ha quedado muy bien.
Luisito viste un simple pantalón corto y lleva el pecho descubierto, confiando en su habilidad para esconderse del enemigo, a sabiendas de que la mayoría de uniformes militares son completamente inútiles para detener una bala.

Junto a Aurelio y Luisito se encuentra Mauricio Nguema, otro esclavo huido de las plantaciones de cacao de Guinea Ecuatorial que ha encontrado en el grupo de Aurelio una nueva vida. Viste con un simple taparrabos blanco y lleva una calabaza a modo de cantimplora.

La miniatura de Mauricio es, al igual que la de Luisito, un personaje Askari de Foundry. Este lleva un poco mas de pelo en un denso recogido sobre la cabeza que cae por los lados en tirabuzones. Como Luisito, no lleva más ropa que lo mínimo para tapar sus vergüenzas, y sabiendo el clima de Cartagena, seguramente no necesite mucho más.


Mauricio y Luisito han ejercido en múltiples ocasiones de exploradores en todo tipo de incursiones que ha realizado la Brigada Anfibia, tanto en la península como en las costas africanas, y en territorios de la Federación Española como en zonas enemigas.


Pues ya sólo nos queda en la próxima entrada poner las reglas para los integrantes de la Brigada Anfibia. Recordad que podéis seguirnos en Facebook.
Nos leemos.

viernes, 1 de mayo de 2020

In Her Majesty's Name - La I Brigada Anfibia de Cartagena, parte 3ª: Peral y sus Ingenios

Hemos hablado anteriormente de los ingenios que han permitido al Cantón de Cartagena resistir contra las tropas del Imperio Francés de Napoleón IV. Estos ingenios han sido posibles gracias al trabajo de un cartagenero ilustre, el Ingeniero Isaac Peral:

 


Siguiendo la tradición familiar, Peral ingresó en la Armada en 1866 y allí adquirió una amplia formación técnica que le permitió alcanzar diversos cargos en el Observatorio Astronómico de San Fernando, la Comisión Hidrográfica y la nueva Escuela de la Armada, donde fue profesor de Física y Química. En 1888 el primer submarino eléctrico, bautizado con el apellido del Inventor, surcó las aguas por primera vez.

El submarino de Isaac Peral entrando en Cadiz en 1890.

En 1890 las pruebas del submarino fueron un éxito, tanto que el Cantón decidió poner a Peral al mando del cuerpo de Ingeniería. Peral logró mejorar el submarino, haciendo una segunda versión más espaciosa, perfecta para transportar a una pequeña unidad de hombres armados por toda la costa mediterránea sin el riesgo de ser descubiertos por los barcos enemigos.

Nuestro Isaac Peral guarda cierto parecido con el cuadro de 1895 puesto a modo de presentación de la entrada. Su uniforme, como anteriormente presentamos en la segunda parte de la entrada, se corresponde con el de un Oficial de Ingenieros, que lucían los galones plateados. Lleva una bolsa de cuero, en la que guarda, seguramente, algún cuaderno de notas, alguna herramienta y quizás alguna sorpresa explosiva para cuando las situaciones se ponen complicadas.



La miniatura de nuevo es parte del blister de "British Naval Officers", a la que se le ha modelado la bolsa de cuero. Peral no tiene una pose de acción, si no que se mantiene en la retaguardia, observando. No obstante también lleva en la mano izquierda un sable envainado, para defenderse en el combate cuerpo a cuerpo.



Junto a Peral encontramos a Elías Villanueva, joven aprendiz del cuerpo de Ingenieros que acarrea y protege una "barrera de protección magnetoestática", que frena, gracias a un poderoso campo magnético, los proyectiles enemigos.

El aprendiz es de nuevo otra miniatura del mismo blister de Copplestone. En su caso se le notaban rasgos bastante juveniles, así que se ganó el puesto de ayudante de Peral. Para darle un toque más steampunk y aprovechar su cercanía con el ingeniero, decidí moldearle la barrera de protección electromagnética (magneto-static protection barrier), que consta de una pequeña caldera, un depósito metálico y una antena de la que se emiten, al más puro estilo de una película de terror de 1970, unos arcos eléctricos en todas direcciones.


El uniforme de Villanueva es similar al de Peral, incluyendo los galones plateados y la gorra de oficial. Bajo la chaqueta de siete botones dorados (como manda el uniforme) lleva un chaleco marrón. Aunque Elías tampoco es un hombre de acción, la pistola que empuña es suficiente para disuadir a la mayoría de enemigos.



Tanto Peral como Villanueva participan como ingenieros especialistas en la I Brigada Anfibia de Cartagena, en la que muchas veces realizan reparaciones de la delicada maquinaria en pleno combate, defienden las fronteras del Cantón de Cartagena o lideran expediciones en busca de recursos o tecnología militar.

Fotografía de la cubierta de la fragata Almansa durante unas maniobras.

A los oídos de los dirigentes del Cantón llegaron noticias de los walkers a vapor británicos que estaban revolucionando tanto el trabajo como el mundo militar. Gracias a una compra a unos contrabandistas holandeses el Cantón logró hacerse con varios walkers que los españoles bautizaron como mulos, y que sirvieron para que Peral desarrollara su propia versión, tanto civil, para trabajar en las minas de hierro de la Unión, como la militar.


Walker original británico, Jhonson MKVII.

El walker original fue desprovisto de elementos accesorios, de forma que se mantenía la movilidad a pesar de llevar armas pesadas como ametralladoras o lanzadores de granadas. En poco tiempo Peral y sus ayudantes tuvieron preparado un modelo para presentar al Gobierno del Cantón.

Peral y un Oficial de Caballería inspeccionan los mulos.
Como se puede observar en la imagen siguiente, el piloto se sitúa en el espacio acolchado y va sujeto por pesados correajes, lo que le permite dirigir los movimientos de los mulos. Unas manivelas en el reposabrazos le permite manipular armas o aumentar la potencia de las calderas de vapor.

Mulo con ametralladora y mulo con lanzador de granadas autopropulsadas.
Los mulos proceden del juego Dystopian Legions, en particular son Knightly Order Light Dragoons del Reino de Britannia. Y su destino ha sido engrosar las filas del Cantón de Cartagena con dos poderosas máquinas a vapor. El pintado ha sido simple, empleando el gris en el cuerpo metálico, rojo en el acolchado de la espalda del piloto y detalles en dorado y bronce. En la espalda del mulo se adivina una caldera de vapor, que se ha pintado anaranjada, y algún dispositivo extraño que sirve para darle un toque más steampunk.

Los mulos han constituido una máquina de defensa y ataque excepcional en las fronteras del Cantón, así como en los demás territorios Federados. En la Brigada Anfibia son la caballería pesada, capaces de llevar ataques relámpago sobre las fortificaciones enemigas. Su tamaño pequeño, en comparación con otros walkers más pesados les permite incluso introducirse en el ingenio de Peral, dónde pueden ser desplegados allá dónde sean mas necesarios.





Al frente de los mulos se encuentra el Teniente José Galvez, procedente de los regimientos de caballería del ejército regular, que inicialmente fue enviado desde el Gobierno de España a sitiar el Cantón y que tras la invasión de Francia pasó al ejército cantonal.




La miniatura de Galvez se presenta como un oficial en posición de revista, con los brazos en jarra. Es de la gama de mejicanos de Brigade Games y pertenece a un blister de un grupo de mando. El pintado, como en el resto de oficiales es sencillo pero siguiendo cierta coherencia. Destacan los galones dorados sobre el uniforme azul, indicando su rango. Se le adivina cierto toque steampunk por esas gafas que lleva sobre la gorra de plato, así como su vinculación con la caballería por esas desgastadas botas de montar. Luce orgulloso un sable de caballería para repeler a enemigos en cuerpo a cuerpo y seguramente también como símbolo de cierto origen aristocrático.

Galvez comanda los mulos del Cantón, pero son los jóvenes pilotos quienes dirigen estas máquinas poderosas en el campo de batalla. La escuela de pilotos del Arsenal, de muy reciente creación, ha formado a la primera promoción de pilotos en un tiempo record de 2 años.

Como he señalado antes, las miniaturas de los mulos son un paradigma de la estética steampunk. Desde el momento en que las vi decidí que deberían de integrarse en la Brigada Anfibia. Los pilotos llevan un uniforme azul, al igual que los infantes de marina o los oficiales. Lucen galones dorados en las mangas y una gorra protectora. Además llevan unas botas de caballería para proteger sus piernas de la maquinaria. Uno de ellos lleva unas gafas redondas tan apropiadas mientras que al otro me ha hecho gracia pintarle un bigotillo de época. Si, por aquel entonces tener bigote con 20 años era de lo más distinguido.



El mulo con lanzador de granadas cubre a las tropas desde la retaguardia, disparando sus explosivos sobre el enemigo en una lluvia de metralla. 





El mulo con ametralladora, un modelo especialmente mejorado para poder ser disparado desde un mulo, aprovecha la movilidad del artefacto para buscar la mejor situación de tiro.




Esto ha sido todo por hoy. Espero que os haya gustado ¡nos vemos en la próxima entrada!

lunes, 20 de abril de 2020

In Her Majesty's Name - La I Brigada Anfibia de Cartagena, parte 2ª: Oficiales e infantería


El Cantón de Cartagena es un territorio en continuo conflicto. Tras la revolución de 1873 y con la ciudad de Cartagena sitiada, la aparición de las fuerzas de ocupación de Napoleón IV y la conquista de Madrid llevaron a las tropas españolas a la firma de una tregua. Cuando las tropas francesas siguieron avanzando hacia el sur, las desorganizadas tropas de Cartagena y del extinto gobierno republicano volvieron a armarse y atrincherarse, gracias al Arsenal y a la eficaz explotación de las zonas mineras de La Unión. En pocos meses el frente se estabilizó a través de la frontera natural que es el río Segura, las sierras de Cazorla y todo el río Guadalquivir. 



En la zona ocupada por el ejército de Napoleón IV, comandada desde el Castillo de Belmonte, el Emperador cedió la soberanía de el Reino de España a Alfonso XII, un rey sin poder político y completamente subordinado a París. Mientras que la zona de la Federación Española, una suerte de agrupación de territorios autónomos sin gobierno común, se fortificó con éxito. Entre un territorio y otro quedaron muchos pueblos ignorados por monárquicos y federados, que sobrevivieron a base del comercio, el estraperlo o la explotación de sus recursos económicos.

Mapa de Cartagena.

Los federados contaban en su poder con una buena parte de la flota española, con modernos acorazados como la fragata Vitoria, la Numancia, o vapores como El Vigilante. Esta ventaja fue aprovechada para realizar expediciones a puertos cercanos y mantener el comercio y la soberanía marina.

Un vapor de la flota de Cartagena.

En Cartagena, como en otros cantones y territorios federados, las tropas fueron reorganizadas fusionando los diversos cuerpos militares con que contaban como los soldados regulares, las milicias o los carabineros. En 1876 el General Contreras formó la I Brigada Anfibia de Cartagena, cuya función era "proteger al Cantón de las múltiples amenazas que se ciernen sobre él", pero cuya composición singular la convirtió en un grupo de ataque y respuesta rápida en los dominios marinos y terrestres del Cantón y de la Federación Española.


Oficiales del la Brigada Anfibia:

Partiendo de la idea de un ejército formado a partir de las tropas de la marina que los cantonalistas incorporaron tras su revolución me fijé como objetivo buscar algunos de los uniformes históricos reales y darme la licencia de utilizarlos en los oficiales y la tropa de esta unidad. En la imagen inferior veréis parte de la inspiración para pintar posteriormente los uniformes y sus detalles que posteriormente iremos comentando. Las referencias se han encontrado en el blog de Alfons Cánovas aquí y aquí.

Imagen de un oficial de artillería, oficial de ingenieros y oficiales de infantería de marina
en uniforme de las campañas de África y uniforme de diario.


Guillermo Poveda, Capitán del Peral


La Brigada Anfibia está liderada por el Capitán Guillermo Poveda, veterano oficial de artillería de uno de los vapores capturados por los cantonalistas que ha pasado a comandar el submarino de Peral en sus incursiones. 

El uniforme de la marina está decorado con ribetes dorados y los puños rojos, que indican el rango de Capitán. Como podéis ver, el uniforme es simple: chaqueta larga azul con pantalones blancos. Los galones en 1895 se presentaban en la bocamanga del uniforme, el color rojo y el cosido dorado indican su cuerpo y rango. También cuenta con una gorra de oficial. En este caso los ribetes se han pintado así por motivos artísticos, con una sola línea dorada en lugar de tres por motivos de sencillez y para darle contraste al uniforme y hacerlo vistoso entre el color rojo y el azul, pero para los puristas, correspondería a un alférez de artillería.


La miniatura forma parte del pack "British naval officers" de Copplestone. Veréis que se aprovecha este pack casi al completo para representar los oficiales de la Brigada Anfibia. Los uniformes militares de los países europeos eran bastante similares en cuanto a sus cortes y accesorios a finales del siglo XIX. Los galones y los puños y solapas decoradas se pintaron con amarillo dorado y rojo para darles el toque histórico. Como muchas figuras de Copplestone, es bastante sobria si las comparamos con las excentricidades de marcas como GW, pero ahí está su encanto, ni más ni menos que un oficial, sable en mano, dando órdenes a sus tropas.



Diego Marquina, Teniente de Infantería de Marina


Marquina ascendió a Teniente mucho después del levantamiento de Cartagena. Su vestimenta muestra algunas reminiscencias de sus destinos anteriores, seguramente en las colonias de África, por el sombrero salacot que luce de blanco y los pantalones de rayadillo, el uniforme colonial español durante el siglo XIX. El oficial sostiene con pulso su pistola reglamentaria, como esperando el mejor momento para dispararla, o simplemente blandiéndola como amenaza.

Podéis encontrar mucha información sobre el rayadillo en el blog de 1898 miniaturas. Como veréis Marquina tampoco es muy ortodoxo en su uniforme, que debería ser completamente azul, pero quería darme la licencia de pintarle el pantalón de rayadillo, y que este combinara con el sombrero colonial. 



Como habréis comprobado esta miniatura también pertenece al blister de oficiales navales de Copplestone y aunque asociamos de manera casi automática el sombrero salacot a las tropas coloniales inglesas fueron muchos ejércitos europeos los que lo emplearon en el siglo XIX, incluyendo el español. El uniforme cuenta con las bandas doradas de oficial de infantería de marina, y en este caso se le ha pintado una doble banda sobre el hombro. Marquina cuenta con un sable de oficial, como complemento a la pistola y para los momentos del cuerpo a cuerpo.



Infantería de Marina de la Brigada Anfibia

La Brigada Anfibia cuenta con una escuadra de Infantería de Marina. Sus hombres han sido escogido entre los más valerosos de la flota de Cartagena. y poseen un entrenamiento excepcional. 

Son muchas las acciones que han llevado a cabo la Infantería de Marina, desde la liberación del Peñón de Alhucemas, a varios actos de abordaje desde el Peral. Los infantes llevan el uniforme reglamentario azul oscuro, gorra y guerrera con munición y pertrechos. El arma reglamentaria es el potente y novedoso fusil Mauser de 1893, con el cual hostigan al enemigo desde posiciones realmente lejanas.

Infantería de Marina del Peral en una escaramuza en el Rif africano
por el control de las minas de hierro. Año 1894.

La infantería de marina está liderada por un sargento (imagen inferior, derecha), cuyos galones dorados en la manga y las líneas rojas en la pierna del pantalón muestran su rango. Junto al sargento aparece un corneta, encargado de comunicar las órdenes de los oficiales. 

Ambas miniaturas son del blister "Mexican Federales Command" de Brigade Games. Como veis son miniaturas que perfectamente pueden pasar por infantería de marina española o de cualquier otra nacionalidad. 



El resto de miembros de la escuadra de infantería lo completan miniaturas del blister "Mexican Federales I" también de Brigade Games. Son perfectos para representar infantería, con detalles como algunos hombres con los pantalones arremangados y chancletas. 





El uniforme es el más simple de todos, completamente azul oscuro y gorra azul a juego. Todos llevan un fusil y unas bandas de munición cruzadas. 

El Capitán Poveda dirige la Infantería desde la primera línea. ¡Adelante!

Y hasta aquí nuestra entrada de hoy. Próximamente más integrantes de la Brigada Anfibia en nuestro blog. Esperamos que os hayan gustado y recordad que podéis seguirnos en Facebook.

Nos vemos en la siguiente entrega: Peral y sus ingenios



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...