martes, 28 de febrero de 2012

Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda

En un juego de temática "weird" (palabra que significa raro, extraño en castellano, pero que por su uso para determinado tipo de ambientaciones y contextos preferiré emplear en inglés) no pueden faltar los paladines capaces de pararle los pies tanto a supersoldados nazis, a científicos locos e incluso a zombies y demás parafernalia sobrenatural.

Dado que el bando que escogí para el juego Secrets of the Third Reich fue el de los británicos (más que nada, por lo vistosos que son los uniformes de los paracaidistas conocidos como "Red Devils"), la primera idea que me vino a la cabeza a la hora de hacerme con un héroe capaz de combatir a lo que quiera que se le ponga por delante fue usar al mismísimo Rey Arturo. Ya que todos (o casi todos) conocemos lo mas básico de la leyenda artúrica omitiré mas presentaciones.

Arturo Pendragón, levantando Excalibur para enfrentarse con la cruz a los entes sobrenaturales que amenazan Inglaterra.




Arturo Pendragon vuelve a empuñar a Excalibur para combatir las fuerzas sobrenaturales aliadas con el Tercer Reich. La miniatura de Arturo es una sencillisima conversión del mercenario "André de Montbard" de Helldorado, a la que se le cambió la mano izquierda, que sostenía un libro, por una ametralladora del calibre 30 americana. El resto de la miniatura encajaba a la perfección con la idea que tenía de un Arturo anciano, pero osado y combativo, gracias al poder del santo grial.

No obstante, y aunque la fe de Arturo es inquebrantable, de entre los mejores hombres del ejército británico se seleccionaron a los mas aptos para acompañar a Arturo, equipados con las armaduras del cuerpo de British Steel. Aunque no se trata de los caballeros originales que acompañaron a Arturo en la búsqueda del santo grial, los hombres que adoptaron la iconografía y el título de caballeros han demostrado en numerosas ocasiones que su valor está a la altura del propio Arturo.

De izquierda a derecha: Sir Gawaine, Sir Perceval, Sir Galahad, Sir Bors y Sir Lancelot.

Para la realización de los caballeros que acompañan a Arturo se emplearon cinco piernas y cinco torsos de marines espaciales de Games Workshop, además de cinco pares de brazos sin hombreras. Posteriormente le añadimos las ametralladoras Vickers modificadas y las cabezas con gorro de plato, que son tanto de WestWind (de la gama de SOTR:1949) como de la matriz de infantería inglesa de Warlord Games. El pintado de las armaduras fue realizado con marrón tierra y marrón bichos de Vallejo Model Color, que fue iluminado con ambos colores mezclados con khaki. También se añadieron algunos detalles y se pintó la heráldica en las hombreras izquierdas.


Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda


En lo que al juego se refiere, Arturo y sus caballeros conforman una unidad de British Steel (ascendida a unidad de mando), junto con el personaje Clive Goddard, que en el juego es presentado como un sucesor de Arturo, pero, ¿quién quiere la copia pudiendo tener el original?



Hasta aquí es todo por hoy. Espero que os hayan gustado las miniaturas.

miércoles, 22 de febrero de 2012

La Semilla Informe

Se llenó con una especie de sustancia viscosa y semi-licuescente , muy opaca y de un color hollín .... [ ] El centro se hinchó como si la acción fuera levadura y una cabeza tosca, amorfa, con ojos apagados y protuberante se levantó poco a poco alzando un cuello cada vez más alargado ... A continuación, dos brazos - si que se le podrían llamar brazos - Asimismo, surgieron pulgada a pulgada, y vimos que la cosa no era sino una criatura sumergida en el líquido, pero que del propio líquido había surgido este cuello cabeza horribles, y [que ahora formaba brazos], a tientas se dirigía hacia nosotros con sus tentáculos y apéndices, en lugar de garras o manos! ... [ ] A continuación, toda la masa del líquido oscuro comenzó a subir y se vertió sobre el borde de la cuenca como un torrente negro, a medida que llegaba al suelo una forma ondulante, que de inmediato desarrolló más de una docena de patas cortas.

 Clark Ashton Smith, "El cuento de Satampra Zeiros"




martes, 21 de febrero de 2012

Guerra en las trincheras: Escenografía para la Gran Guerra

Fotografía del libro de bronce del Memorial de John McCrae, en Guelph, Ontario, Canadá, con el poema "In Flanders Fields" (Fuente: Wikipedia)


En 1914 comienza un conflicto bélico que pasará a la historia como uno de los mayores dramas vividos por nuestra especie. Una serie de intereses opuestos, nacionalismos y alianzas, harán que toda Europa salte por los aires, y que el sonido de los obuses y el repiqueteo de las ametralladoras resuenen como ecos de una horrible pesadilla, mientras los nuevos artefactos bélicos siegan millones de vidas.
Hoy paso a presentaros, muy orgullosamente, la primera parte de una serie de varios artículos que repasarán el proyecto que realizamos, y en el que resurgió la idea de Freakland, como mesa de juego/maqueta de la Primera Guerra Mundial.
También, al menos por mi parte, la mesa acabó convirtiéndose en un pequeño recuerdo a todos aquellos que dieron sus vidas en aquella aberrante encarnación del hacer humano. Más de una vez nos hemos detenido a hablar sobre la ingente cantidad de penurias que debieron sufrir todos aquellos que participaron, y siempre acabamos sobrecogidos.
Originalmente la idea surgió de dos personas, de Rodolfo Beléndez y yo, que nos emocionamos al saber de la existencia de un juego con el reglamento de Warhammer 40000 adaptado a las condiciones de la Gran Guerra. Ni qué decir tiene que, como tantas otras veces, el reglamento cuadra mejor en esta ambientación  del Great War que en la futurista del WH40K, donde no es normal que los tanques se atasquen.
Enseguida nos dimos cuenta de que el proyecto era de una enorme envergadura. Planteamos en principio seis secciones, todas de trincheras enfrentadas (ampliables a nueve, cosa que ya explicaré más adelante), con una zona de tierra de nadie que distase, al menos, 60 cm de una linea a otra. Las trincheras, para hacer que conectasen mejor entre sí, y los módulos fuesen intercambiables, se diseñaron como  trincheras  al estilo alemán, muy angulosas, con apoyos a una supuesta segunda línea trasera de trincheras; esto también significa que las piezas son reversibles y se pueden ordenar para crear un escenario con dos líneas de profundidad... Esta es una de las fotos que nos inspiraron para construir nuestras trincheras.

Fotografía aérea del sistema de trincheras de Loos-Hulluch, de Julio de 1917. (Fuente: Wikipedia)

Como vereis en este post y sucesivos, hemos sido fieles a la historia siempre que la jugabilidad, los materiales o nuestras propias limitaciones nos han dejado.

lunes, 20 de febrero de 2012

¡Y'golonac ya disponible!

Hola amigos:
Al fin este terrible primigenio ha conseguido atravesar el muro de rojos ladrillos y llegar hasta nuestra realidad para someter a la humanidad.
Estas son algunas fotografías de la minitura en metal y pintada, es de una sola pieza y va a acompañada de una base de plástico de 50 mm.
Al ser de metal y de una pieza, es algo pesada, unos 125gr.
Espero que os guste, el casting de la miniatura es totalmente profesional y el resultado es de una gran calidad.

La miniatura tiene un coste de 12,50€ y he podido realizar unas 120 copias, ya disponibles.

De nuevo agradecer a Rafa sus fotos superpeliculeras tipo Hammer con sus investigadores de MoM y a Héctor que sus que ingleses tan brillantemente pintados se atrevan contra tanto monstruo; también a Emilio por la iglesia del mal que sale en las fotografías, gracias a todos.








martes, 14 de febrero de 2012

Carnevale II: Los Rashaar

Creo que su color predominante era un verde grisáceo, aunque tenían un abdomen blanquecino. Eran brillantes y resbaladizos, pero su espina dorsal era espinosa. Sus formas eran vagamente antropoides, mientras que su cabeza era de pez, con ojos grandes y saltones que nunca cerraban. Al lado del cuello tenían agallas palpitantes y sus largas zarpas poseían membranas interdigitales. Andaban de forma irregular, a veces erguidos y a veces en cuatro patas. Estaba de alguna forma alegre de que no tuvieran más de cuatro extremidades. Sus voces croantes, aullantes, claramente usadas para articular el habla, poseían todos los matices de expresión que le faltaba a sus caras.
H.P. Lovecraft, "La Sombra sobre Innsmouth"

Con estas palabras Lovecraft definió perfectamente a los profundos. Los Rashaar son la escuadra que pintó Alberto Martinez para el juego Carnevale. Adentremonos en su húmedo mundo.


Escuadra Rashaar


martes, 7 de febrero de 2012

Miniaturizándose uno mismo II

Detalle de las latas de cerveza del suelo

Desde el principio siempre he visto muy relacionada la temática fantástica con el heavy metal. El Gran Ronnie James Dio comenzó a hablarnos de magos, espadas y puertas embrujadas hace ya muchos años. No es de extrañar que el Heavy Metal como estilo musical esté ligado con ciertos tipos de literatura, juegos, y temáticas. Tampoco es que vaya a hacer aquí un estudio antropológico, pero siempre he echado de menos figuras de gentes del metal. Y ahí aparece este, un Jevi, un headbanger  veterano, con su camiseta de Barón Rojo, su lata de cerveza y su cigarro. La verdad es que se me parece un poco. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...