martes, 26 de agosto de 2014

La Carrera de la Muerte: The Death Race

Saludos, amigos del asfalto, la gasolina y el plomo. Lo que hoy venimos a ofreceros desde este blog es un conjunto de reglas y un escenario para que vayáis desempolvando vuestros viejos coches en miniatura para un combate épico, divertido y, sobre todo, barato, en un futuro posapocalíptico no tan lejano.
Como fan absoluto de las películas de Mad Max (atentos el año que viene a Mad Max. Fury Road), sus émulos italianos, y de las cintas de carreras de coches en general, andaba buscando un reglamento sencillo y económico que lograra trasladar a la mesa de juego las mismas sensaciones de velocidad y peligro mortal que hemos visto tantas veces en el polvoriento Páramo.
Con el mítico Car Wars en mente, tenía muy claro lo que quería. Car Wars, el abuelo de todos los juegos de combate automovilístico, peca, para mi gusto, de un exceso de realismo, en las maniobras y en el combate que convierte cualquier giro en un batiburrillo de tablas y dados, que ralentiza enormemente el juego, además de que su escala, con sus fichitas de coches de una pulgada de longitud, lo hace poco vistoso. Eso sí, completo como ninguno. Necesitábamos algo más ágil, más sencillo y que se pudiera jugar con coches a escala 1/64.

El circuito está listo. ¿Quién ganará y quién se convertirá en un amasijo de hierro y carne picada?
Otra de las prioridades es que fuera lo más económico posible; de ahí la elección de los coches de juguete en miniatura, accesibles a todos los bolsillos, y que encima son muy agradecidos de tunear para la ocasión, como habéis podido comprobar a lo largo de varias entradas.

Dos valientes toman la salida quemando rueda. Ojo que la primera curva es peligrosa y los escudos están activados.


Después de adquirir, leer y probar decenas de reglamentos, como el Outrider, que funciona con un sistema similar al Wings of War, dimos con Death Race, de los hermanos Ed y Joe Grabianowski, cuya última versión data de 2009. A pesar de tratarse de un esqueleto, una versión alfa, puesta a disposición del público para testearla, nos encantó. Sólo necesitas tus viejos dados de rol, unos cochecitos, la plantilla de giros y una superficie donde jugar. Se prepara en cinco minutos y a correr.
Por supuesto, el reglamento original tiene lagunas y defectos, pero lo cierto es que no hay nada más sencillo de aprender, de explicar y de jugar. Y encima es gratis.
Recrear los combates en escenarios devastados, persecuciones en carreteras interminables, combates en recintos cerrados, duelos… todo tiene cabida en este reglamento que, por nuestra parte, no deja de crecer y ampliarse.

El Gallo ha tomado la delantera y ha activado su arma principal y las defensas al tiempo que encara la primera curva, dejando a Islero 2000 no sólo relegado, sino además sin opciones de armarse hasta más adelante.


Así, además de la traducción del reglamento original (disponible en la bgg), nosotros, desde la Liga Albaceteña de Destrucción Automovilístca (LADA), hemos ido aportando, según hemos ido jugando, distintas modificaciones a las reglas (como por ejemplo, el combate con armas). También he incorporado un sistema de creación de vehículos —bastante respetuoso con los coches prediseñados originales—, así como un escenario basado en la película de Jason Staham, Death Race (2008), que es lo que os traemos hoy aquí.


La estrategia del Gallo es clara, intenta anular los escudos para que su rival no pueda acceder a ellos, al tiempo que se mantiene en cabeza y aumenta la distancia entre su perseguidor.


Este escenario trata de adaptar el circuito de la cárcel de Terminal Island que aparece en la cinta. No se trata de un trazado a escala, evidentemente, pero sí que he procurado mantener la forma del original, así como las peculiaridades del circuito, como las partes que atraviesan los hangares, las placas para activar el armamento y las defensas, o la barricada. Ideal para jugarlo con dos a cuatro coches (colisiones a gogó), fácil de transportar (bien doblado, ocupa 20x20 cm) y barato. He incluído las fichas de los coches y el armamento, tal y como aparecen en la película, aunque —con ciertas modificaciones— también puede ser jugado con cualquier coche que inventes.
En el archivo adjunto encontraréis tanto el reglamento adaptado de Death Race de la LADA, como la descripción del escenario Death Race: Terminal Island, todos los vehículos y, por supuesto, el circuito, listo para imprimir en seis folios A3. Sólo tienes que recortarlo y unir las piezas. Estamos seguros de que os gustará. (Descargar )

El Gallo aborda el túnel como un campeón, para él no valen las restricciones ni los chequeos de control...

En breve, añadiremos las fichas de los coches que hemos ido publicando en el blog, con sus reglas especiales (para el hovercraft, por ejemplo), y trataremos de ir añadiendo más tipos de vehículos. Hasta entonces…
¡Acelera y dispara!

Este es el aspecto general del circuito con nuestros vehículos modificados. Toda una experiencia divertida de juego que queremos compartir con vosotros.

martes, 19 de agosto de 2014

Los Corsarios del Conde Blanco II: El pequeño guardaespaldas.


Hola a todos:
Desde mi retiro playero, y tras alguna que otra visita al chiriguito (pirata), hoy, para saludar a la segunda quincena de agosto os dedicamos a todos esta entrada que va a tratar de los matones, matasietes, milhombres o jarrapellejos.
Este es nuestro ogro, de pelo en pecho, armado hasta los dientes, y con su mascota, un gnoblar disfrazado de tucán. A veces GW se acordaba de hacer miniaturas divertidas, algo que le dio mucho éxito en tiempos pretéritos. 
 Jarrapellejos es el guardaespaldas del Conde Blanco, y es, aunque matón a sueldo, un seguro de vida en los combates que entabla nuestro enigmático protagonista. Evidentemente, el sueldo es alto, pero, ¿quién no ha pensado en tener ese amigo que refrenda tus palabras y cubre tus espaldas? Lo bueno del viejo Jarrapellejos es que no forma parte de la tripulación. Es el único que viaja, aunque corso, con sueldo de mercenario. Del disfrute que hace de la vida pirata no vamos a hablar aquí, pues sería demasiado escatológico al tratarse de un ogro. Baste decir que considera al dinero como siervo, y al Conde Blanco como amo.
Hoy os presentamos a todos a una de las mejores miniaturas de ogro hechas alguna vez por la humanidad, el pirata de la unidad de Comehombres Ogros, perfecta para la banda de piratas del Mordheim. Dentro de un ejército tan desigual, con piezas magníficas y tropas horribles, esta figura destaca. Aún así, he de decir que las necesidades de encajar con el resto de miniaturas del ejército obligan a este ogro a sufrir ciertas condenas estéticas que no hubieran sido necesarias.
Os pongo unos cuantos perfiles de la miniatura:

A lo que me refiero con "condenas estéticas" para aparentar pertenecer al resto del ejército de los Reinos Ogros es a esos remaches y refuerzos de chapa, puestos sin criterio alguno, y que son lo único reprochable de esta miniatura. Unos pantalones acuchillados hubieran sido perfectos. 
Una pequeña planta de acuario y algo de restos de GW de plástico de los Hombres Lagarto, le dan un toque tropical a la peana. 

Una de las cosas con las que más me divertí pintando esta miniatura fue con el vello corporal. Este monstruo tenía que tener pelo en el pecho y por todas las magras que le asomaban por debajo del chaleco. Creo que el resultado fue bastante bueno. 
Esta miniatura, aún vista de espaldas, tiene carisma. En unos tiempos en los que el tamaño y el diseño 3D se han adueñado del modelismo fantástico, da gusto ver miniaturas con tanta personalidad como esta. 
Evidentemente, esta miniatura no entra en ningún otro juego de escaramuzas de bandas con un trasfondo más histórico. Simplemente es un lujo del que podemos disfrutar en Mordheim.
Detalle del apoyo del ogro, formado por un cofre, que, por el peso, revienta y deja ver un contenido tétrico de doblones y calaveras. 
Estoy seguro de que no hace falta hablar de las virtudes de un personaje de este tamaño y características en un juego en el que la vida vale lo que una daga penetre. Llevar un ogro en cualquier banda de Mordheim es una garantía, aunque a un alto coste, de que el enemigo no se va a ir de rositas en un encuentro.

Otra cosa es qué hacer con el gnoblar que lleva al hombro. Siempre he pensado que este simpático personaje o mascota debiera tener unas reglas especiales para el juego. Quizá el ogro se pueda beneficiar de sus falsos graznidos, o pueda detectar mejor a sus enemigos escondidos entre las ruinas. 
El detalle del gnoblar es uno de los mejores en esta miniatura. Al verlo en metal lo confundí con un pájaro, así que el disfraz funciona. 

Como muchas personas hoy en día, a nuestro gnoblar no le gusta que le estén tomando fotos constantemente. 
¡Ups! Se me acaba el tiempo, he de volver al chiringuito veraniego. Un saludo a todos, especialmente a los que en este verano tenéis valor de poneros bajo el flexo a pintar.

¡Hasta pronto!

martes, 12 de agosto de 2014

Deathwatch: Apoyo pesado

Bienvenidos de nuevo a nuestro pequeño rincón de frikismo. Los que llevéis un tiempo siguiéndonos sabréis que nos encanta tocar todos los palos, probar todos los juegos. Hace tiempo que teníamos abandonado el universo oscuro de Warhammer 40.000 en el blog, y vamos a retomarlo con una entrada que va a ser la primera de una serie de varias dedicadas a la Deathwatch.

La Deathwatch, o Guardianes de la Muerte en castellano es un capítulo de Marines Espaciales poco común. Sus miembros proceden de entre los veteranos de otros capítulos, y se organizan en escuadras mixtas de guerreros especialistas que actúan bajo las órdenes de la Inquisición. Los veteranos sirven durante un tiempo predeterminado en la Deathwatch, para volver después a su capítulo de origen, mas experimentados y trayendo gloria y honor a su capítulo. Todos los Marines Espaciales honran a aquellos que sirven en la Deathwatch, pues sólo los mejores tiradores y los guerreros mas equilibrados pueden ser aceptados en sus filas.


Sus armaduras son negras, y deben evitar las decoraciones excesivas. Su hombrera derecha indica el capítulo de origen del Marine Espacial, mientras que la Izquierda es plateada y representa la I inquisitorial sobre un campo de letanías grabadas. La rama de la Inquisición que dirige a la Deathwatch es la Ordo Xenos, la órden encargada de localizar, estudiar y eliminar las amenazas alienígenas. 

Las escuadras de la Deathwatch se organizan como escuadras de 10 Marines Espaciales, que se reparten los roles, los bólteres son el arma preferida, pues sus proyectiles permiten cargar ácidos y venenos que serán de gran utilidad contra criaturas monstruosas alienígenas. Los Marines mas fuertes portan bólteres pesados, que actúan de manera igualmente devastadora, pues al igual que sus hermanos menores sus proyectiles cargan municiones especialmente diseñadas para combatir al alienígena. Muchos miembros de la Deathwatch llevan sus armas favoritas de su capítulo de origen como armas de energía, equipo diverso, y esto permite que la escuadra pueda beneficiarse de las habilidades individuales de estos Marines.


No quisiéramos aburriros mucho con el trasfondo de este capítulo tan particular. Sólo añadir que para los que esteis ansiosos por conseguir las reglas para poder jugar con ellos, hemos encontrado un blog con un .pdf con unas reglas muy interesantes y nada descompensadas. Echadle un ojo: Profanus - Códex Guardianes de La Muerte. 

Vamos a las miniaturas. Son, evidentemente Marines Espaciales de Games Workshop. En particular son de plástico, a los que se les ha añadido la hombrera izquierda que marca la pertenencia a este capítulo y se han personalizado cada uno. Tenemos, cómo habéis podido ver en la primera imagen, un Ángel Sangriento, un Mano de Hierro equipado con multitud de aparatos de comunicación y telemetría y un Guadaña del Emperador. Hemos querido hacer a estos tres Marines Espaciales los responsables de disparar las armas pesadas:


Sargento Tiresias, Guadañas del Emperador: Destacado miembro ya desde sus etapas como explorador en su manejo de las armas pesadas. Los enfrentamientos de su capítulo contra los horrores tiránidos le llevaron a pedir su enrolamiento en la Deathwatch, para aprender las formas mas efectivas de eliminar a estas bestias.

Hermano-artillero Vykos, Ángeles Sangrientos: Vykos es un individuo obsesionado con la perfección tanto de cuerpo cómo de espíritu. Tanto es así, que su ingreso en la Deathwatch, aunque está avalado por su puntería y habilidad con las armas pesadas, responde a una necesidad de integrarse en un equipo mas disciplinado que las escuadras corrientes de su Capítulo.

Hermano Cadio, Manos de Hierro: Como casi todos los Manos de Hierro, Cadio es un individuo cuyas capacidades sobrehumanas se han potenciado tanto física como cognitivamente por medio de implantes biónicos de manera desmesurada. Su facilidad para realizar operaciones matemáticas casi instantáneamente, su almacenamiento de información útil y sus habilidades de comunicación potenciadas por los Manos de Hierro le hacen un miembro muy útil junto a Vykos y a Tiresias. Cadio permanece la mayor parte del tiempo en silencio, susurrando apenas, pero cuando se digna a hablar todos sus hermanos de armas actuan, pues a través de los ojos bendecidos por las capacidades mejoradas de Cadio las batallas perdidas se tornan victoriosas.


Como de costumbre no quisieramos despedirnos sin antes dejaros un anticipo de lo próximo que está por venir. Como dicen que una imagen vale mas que mil palabras, aquí os la dejamos: la próxima semana (o no) tendremos a un Lobo Espacial, un Puño Imperial y un Templario Negro en la Deathwatch.
Os esperamos.



martes, 5 de agosto de 2014

Battlestar Galactica: Caprica 6



Volvemos a la Galáctica, esta vez tenemos a un personaje oscuro, no por su apariencia, si no por su historia y su papel en la serie. La miniatura de hoy es de Hasselfree, al igual que el Almirante William Adama y su segundo, Saul Tigh.

Caprica 6, como se le conoce en la serie, es un Cylon humanoide que desempeña varias funciones clave de la sociedad Cylon. Ella es el primer Cylon humanoide que podemos ver en la serie. Aparece brevemente en una estación espacial construida para mantener conversaciones de paz entre Humanos y Cylons (estación que, obviamente, no ha pisado Cylon alguno nunca).

El modelo 6 o Número 6 ha sido diseñada como una mujer de una belleza explosiva, experta en utilizar la seducción con los débiles humanos para conseguir su objetivo. En los primeros capítulos pone de manifiesto este arma, cuando confiesa a Gaius Baltar, el científico que ha desarrollado el sistema de defensa humano de las Doce Colonias, que es una Cylon y que al revelarle los secretos de las defensas humanas ha permitido la extinción de los humanos. Lo cierto es que en los primeros capítulos de la serie, Número 6 es la única Cylon que podemos observar, y actúa movida por una crueldad contra todos los que se interponen en su camino. Mas adelante podemos observar como sus motivaciones van cambiando, hasta el punto que muchas Número 6, movidas por la original bautizada cómo Caprica 6, son miembros de la rebelión Cylon.



La miniatura ha sido pintada en contraste con los otros dos oficiales de la Flota, con colores cálidos. Si las pieles de Adama y Tigh eran secas, Caprica 6 demuestra vitalidad y sensualidad. La pose no es la mas acertada para este personaje, pero las facciones de la cara son estupendas.


El vestido sólo podía ser de un color: rojo, y evidentemente los zapatos no podían si no estar a juego. Si Caprica 6 tiene un estereotipo es el de Femme Fatale, llevada al extremo en su rol de Cylon, pero que mas adelante lo abandona, siendo uno de los Cylons mas vinculados con los humanos.



De nuevo llegamos al fin de la entrada. Espero que os haya gustado la miniatura. Como "bonus" os dejamos algunas fotos de los tres personajes aparecidos hasta ahora juntos, ¿cual es vuestro favorito?



Un saludo, galácticos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...