martes, 10 de marzo de 2015

In Her Majesty's Name - El culto de Ra 1ª parte

Soy un catacaldos, si. Cada vez que veo un sistema de juego nuevo me llama la atención como el brillo a una urraca. Lo mas gracioso es que casi siempre acabo liando a alguien en el asunto en ciernes (a mi amigo Héctor le sonará un juego llamado Warmachine...)

In Her Majesty´s Name es un juego creado por Charles Murton y Craig Cartmell y publicado por Osprey Publishing en mayo de 2013 (del que podéis conocer mucha mas información y novedades pinchando sobre estas líneas). Se trata de un juego sencillo de temática steampunk que proporciona gran libertad a los jugadores para crear sus compañías o bandas y establecer escenarios. Al mismo tiempo que el libro, Northstar Miniatures sacó a la venta cajas con las compañías puestas como ejemplo en el reglamento y de una de estas va la entrada.


Servidores de RA
"Mi nombre es Akhenaton, rey de reyes:
¡Contemplad mis obras, poderosos, y desesperad!"
                                                                                  Akhenaton parafraseando a Shelley

Esta secta dedicada a restaurar el esplendor del antiguo Egipto ha reencarnado el espíritu de Akhenaton en el cuerpo de un joven ungido con la esperanza de alcanzar su objetivo. Lo que no podían imaginar es que el antiguo faraón tuviese planes mucho mas ambiciosos, como la dominación mundial.

Neferjeperura Amenhotep, también conocido como Akhenatón fue el décimo faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Su reinado está datado en torno a 1353-1336 antes de Cristo y pertenece al periodo denominado Imperio Nuevo de Egipto.

Es célebre por haber impulsado transformaciones radicales en la sociedad egipcia, al convertir al dios Atón en la única deidad del culto oficial del Estado, en perjuicio del, hasta el momento, predominante: el culto a Amón. Sus reformas religiosas supusieron uno de los cambios mas profundos que se tiene constancia en la sociedad de su época. Sus motivos son para muchos una incógnita.

Akhenaton fue tremendamente ambicioso en su reinado. Sus reformas estaban encaminadas a conseguir un poder casi absoluto en el imperio mas poderoso de la tierra en aquella época pero su muerte en su 16º año de reinado supuso el fin de sus ambiciones. Hasta ahora.



Las figuras de Northstar casan perfectamente con la filosofía del juego. Son relativamente sencillas y no buscan filigranas ni grandes efectos pero cumplen perfectamente con su cometido.


La cara en si es bastante plana, pero cumple perfectamente con los rasgos de un chico norafricano con los labios anchos y la nariz chata.

Estoy especialmente contento con la cara de mala leche y el khol de los ojos. También el detalle de las escamas del kopesh ayuda mucho a ubicar la miniatura y darle ese toque a un gentleman del siglo XIX.

Cuando Akhenaton necesita fuerza bruta o es de vital importancia el éxito de una misión recurre a la resurrección de sus antiguos sacerdotes momificados.




Resucitados como una vez les fue prometido por las letanías de su señor, las antiquísimas momias que sobrevivieron al expolio de los ladrones de tumbas avanzan entre los restos de sus moradas para servir de nuevo a su faraón.

La carne preservada de estos antiguos sacerdotes es especialmente dura y su insensibilidad al dolor hace de estos guardianes seres terriblemente difíciles de detener.

En algunos casos incluso pueden manifestar poderes místicos como los que tuvieron en vida, como si no fuese suficiente con su resistencia inhumana.



Hay estudiosos que afirman que el poder procede no de la momia, si no de los amuletos místicos imbuidos de poder en sus ritos funerarios. Estos amuletos son codiciados por ocultistas de todo el mundo, y muchos afirman que el poder del mas insignificante es suficiente para desencadenar aptitudes sobrenaturales en sus portadores.

En el pintado de esta miniatura cabe destacar el tono de la piel y el perfilado de las vendas. El amuleto que lleva al cuello es perfecto como punto de referencia visual de la figura. Como decíamos antes, sencillas pero efectivas.


"¡Oh, levántate! Has recibido tu cabeza, tus huesos se han vuelto a unir, te han sido devueltos tu miembros. ¡Sacúdete el polvo!" Inscripción funeraria 


Y por ultimo el escalón mas bajo del culto de Ra, los cultistas. Estos siervos del faraón se dedican fundamentalmente a tareas de subterfugio y culto. Cada vez que el Museo Británico o algún anticuario ambicioso trae una nueva colección de objetos egipcios ellos están allí para observar e informar a sus superiores, siempre en busca de los objetos conocidos como la Regalía de Ra.




El culto a Ra renacido tiene una gran cantidad de seguidores pero la mayoría de ellos son meros adoradores sin experiencia en combate. A pesar de ellos responden sin dudar a la llamada de su señor vistiendo sus túnicas rituales y lanzándose al enemigo con las armas que puedan encontrar.




Estas miniaturas representan los iniciados en el segundo escalón. Tienen acceso a mejores armas que los demás acólitos (aunque para como disparan...) y suelen permanecer en la segunda linea de las turbas fanáticas para una vez entablado el combate disparar a quemarropa .





En cuanto al pintado me gustaría destacar el trabajos de las túnicas. El amarillo no es un color fácil pero en este caso creo que el resultado es mas que satisfactorio. Elegí este color porque es tan llamativo que distrae tu atención sobre el resto de la miniatura, consiguiendo el efecto de turba anónima cuando están agrupadas.







Otra cosa curiosa es que destacan una barbaridad sobre Akhenaton y la momia desviando la atención de sus adversarios hacia si y permitiendo que estos puedan moverse con mayor libertad en las escaramuzas.

En próximas entregas el profesor Abdul Abulbul Abir, su hija Sairah y los cultistas del primer escalón.


Saludos de Akhenaton y Khufru mortales.


Saludos y hasta la próxima.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...