martes, 17 de abril de 2012

Aviadores Pulp




Pulp es la denominación popular estadounidense que se daba a cierto tipo de revistas populares especializadas en el relato y la historieta. Dichas revistas surgieron durante el primer tercio del siglo XX y sus historias ponían un énfasis en la aventura y la intriga, dando un especial privilegio a la trama sobre la presentación de los personajes, dejando en un segundo plano el diálogo y la narración a favor de una narrativa puramente física, funcional, ágil y moderna, donde el estilo y la calidad, a pesar de que muchos autores eran hábiles escritores, fueron olvidados para cumplir la gran demanda que exigía el mercado.

Las tramas dentro de la ficción pulp explotaban lo exótico, ya fuera racial, sexual, socioeconómico o geográfico; emociones simples fuertemente expresadas, donde el bien siempre triunfando sobre el mal en la mayoría de los casos, y cuya única intención era la de entretener y provocar el sensacionalismo como atestiguan las portadas, explícitamente visuales, de estas revistas.



No es de extrañar que, entre los autores de este género, podamos encontrar a algunos tan destacados como Isaac Asimov, Ray Bradbury, H.G. Wells, Raymond Chandler, H.P. Lovecraft o incluso a Sir Arthur Conan Doyle. Estas influencias llegan hasta nuestros días tanto en historias escritas como en películas como la saga de Fu Manchú, Flash Gordon, Indiana Jones y otros personajes de aventuras como El Zorro o Conan el Bárbaro.

Dado que en la época en la que el género pulp alcanza su máximo esplendor es cuando se desarrolla la aviación, los autores rápidamente se hacen eco de las hazañas de pioneros como Charles Lindberg y los vuelos de Saint-Exupery o del mismisimo Barón Rojo, y se les dota a los aviadores de un halo de romanticismo que el género pulp comienza a explotar, haciendo hincapié en las aventuras en las que o bien alguno de los protagonistas es un piloto (de esos con gorra y chaqueta de cuero marrón y gafas de aviador), o bien los protagonistas emplean aviones u otro tipo de disparatadas aeronaves para desplazarse por el mundo.

Lindbergh fue el primer piloto en cruzar el Atlántico en solitario sin escalas.

El mítico Barón Rojo, Manfred von Ritchthofen, en su Fokker  DR.I.

Centrándonos en las miniaturas; los primeros "aviadores" que cayeron en mis manos fueron los piratas del cielo de Artizan, de su gama pulp, ataviados con un mono de piloto con forro de piel de cordero y gafas y gorras de aviadores. No nos olvidemos de las ametralladoras de mano tipo STEN que les otorgan un aire de secuaces o matones muy útil para cualquier partida pulp.

El esquema de colores escogido fue un rojo vivo para el mono, ya que quería representar algún tipo de piratas del cielo canadienses, contrastado con azul en los refuerzos de las rodillas y el gorro de aviador pintado en marrón cuero. También se le pintaron las botas de color negro y los guantes (aquellos que quise que los llevaran) de color hueso.


Entre los piratas del cielo se encontraba un tipo algo mas gordo y con un aspecto bastante mas amenazador que el resto, que iba ataviado con un abrigo, lo que lo diferenciaba y de alguna forma le daba mas caché. Decidí que este sería el líder de los piratas y procedí a pintarlo de la misma forma que el resto de la banda.


No obstante el liderazgo requiere un carisma que esta miniatura, por mucho que lo intente, no transmite. La miniatura de Zip Kelly, de la gama de Incursion de Grindhouse Games, tiene un dinamismo que sí se merece el puesto de líder de los piratas.
Respetando los colores de la banda, pinté al nuevo líder con un escudo de la Royal Air Force en el pecho, para emplearlo tanto en partidas pulp como en el juego Secrets of the Third Reich. Pinté el abrigo de negro, como si tratara de mantener su identidad en secreto hasta el último momento.


Juntos suponen una interesante banda de piratas de los cielos digna de una historieta pulp. Aunque seguro que a muchos os pasará que no veáis atributos de héroe en ellos...

No hay problema, aquí llegan los verdaderos pilotos. Los dos siguientes son miniaturas de Black Tree, el primero encaja perfectamente en la idea del piloto inglés de periodo de entreguerras, con una pipa y un bigote que sólo un caballero británico llevaría con tanta clase.



El segundo representa un piloto recién desmontado (o recién derribado, quien sabe), que todavía no se ha desecho del chaleco ni del gorro. Los colores del uniforme de ambos incluyen el azul típico de los pilotos de la RAF, aunque un vistazo a dibujos y fotos de la época dejan claro con que facilidad combinaban uniformes de cuerpos distintos, chaquetas de civil, etcétera.



El tercero es un piloto recién derribado (de hecho lleva hasta un pedazo de paracaídas en la peana) de Bolt Action. Al igual que los otros dos anteriores el toque unificador de los pilotos es el azul del uniforme oficial, aunque luego lleven otras partes en los colores marrones típicos del ejército británico.



Mi intención es que sean jugables tanto en partidas de .45 adventures, uno de los mas famosos juegos de temática pulp, como en escenarios o para representar la tripulación de mis mechs en Secrets of the Third Reich. Por ello se ha intentado que el aspecto general de las minaituras concuerde con el de mis paracaidistas británicos.





Si os ha interesado la temática pulp, podéis echar un ojo al siguiente artículo en relatospulp.com: Que es la literatura pulp. Por último y como curiosidad, el término pulp hace referencia al desecho de pulpa de madera con la que se fabricaba el papel de mala calidad y barato con el que se fabricaban estas revistas, pero me juego mi avión a que ya lo sabíais...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...