miércoles, 16 de septiembre de 2015

Centuriones Manos de Hierro


De entre todos los Manos de Hierro, estos son los mas perseverantes. Si un Mano de Hierro es testarudo, los Centuriones son inamovibles. Protegidos por sus armaduras con blindajes extra y con los servomotores que les permiten llevar armas pesadas como si se tratara de ligeras pistolas, estos Marines Espaciales liberan una potencia de fuego abrumadora en cada andanada de disparos.

Los Centuriones son los mas veteranos de entre los devastadores. Sus cuerpos poseen enlaces directos con las armas y los cañones de su armadura, haciéndolos mucho mas efectivos. Sus sentidos están unidos a los de los servocráneos que los rodean y acompañan, permitiendoles apuntar y disparar a varios sitios a la vez, así como el operar todas sus armas al unísono. 


El sargento se distingue por el estandarte que lleva. La parte derecha de su armadura lleva un cañón láser acoplado, junto a una pequeña batería de misiles de fragmentación. En el brazo izquierdo lleva un lanzamisiles con misiles antivehículo.


Su rostro refleja el proceso de cybernetización de los Manos de Hierro a la perfección. Su ojo izquierdo ha sido reemplazado por uno biónico, junto con parte de su cara. Sobre su piel se adivinan estrías, propias de la cicatrización de la carne junto a elementos metálicos.



Otro centurión está equipado con las mismas armas que el sargento, salvo que este lleva el lanzamisiles completamente en su brazo izquierdo. Los Manos de Hierro modifican a su antojo sus armaduras y sus implantes para hacerlos mas eficientes e intuitivos de utilizar. Los dos servocráneos que lo acompañan no dejan de tomar datos sobre distancias y velocidades de los enemigos.


El último centurión está equipado para apoyar a sus compañeros en las distancias mas cortas y contra los enemigos que se acerquen al asalto. Su brazo izquierdo ha sido sustituido por un potente bólter huracán, mientras que el derecho levanta un bólter pesado acoplado.


La iluminación verde mortecina que portan estos Centuriones en sus armaduras les permite apuntar al enemigo en condiciones de baja visibilidad. A este último también se le pueden ver venas y edemas en las zonas de contacto del metal con la carne. El aspecto pálido es propio de aquellos que pasan demasiado tiempo dentro de su armadura, bien por que se encuentren en situaciones de combate, o simplemente por que se sienten mas cómodos en ella...


Con esta entrada casi llegamos al final de las dedicadas a los Manos de Hierro. Anteriormente habíamos presentado a Kratio Dodecicus y a dos escuadras de exploradores para apoyar a estas moles. Próximamente presentaremos un vehículo. Os invitamos a seguirnos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...