miércoles, 23 de noviembre de 2011

Al Oeste del río Júcar

Hola de nuevo:
Esta entrada se la voy a dedicar a una colección a la cual le tengo bastante cariño por lo que me divertí pintando las miniaturas. Se trata de una banda realizada para jugar al Legends of the Old West, en concreto con una banda de "cowboys", "posse" de las que están disponibles en el primer manual. Antes de continuar quiero dar las gracias a Alberto Martínez Ruíz por hacerme el gran favor de hacer las fotos.
Voy a hablar un poco de la técnica de pintado que he utilizado:
 Siempre me han gustado las películas del Oeste, y en concreto los clásicos. Podría nombrar infinidad de ellas, pero prefiero recordar a los directores como John Ford, Anthony Mann, Howard Hawks, Mankiewicz, Fuller, Nicholas Ray, Sturges, Vidor... Y sobre todo dos técnicas cinematográficas que llevaron el Western a su máximo apogeo: El Tecnicolor y el Cinemascope. Enormes paisajes, colores saturados, personajes definidos por la grandeza de artistas y directores, que lucharon contra la aparición de la televisión como medio, y se batieron más que bien.
Por todo eso, yo quería a mis vaqueros con colores saturados, luminosos, como en el cine clásico. Nada de la suciedad de Leone o la negrura de Deadwood. Por eso también el utilizar miniaturas acordes, procedentes de marcas que reflejasen ese espíritu: Knuckleduster Miniatures, Artizan Designs, Old Glory y Wargames Foundry. Para conseguir que las miniaturas tuviesen la apariencia del viejo western debían de ser limpias en cuanto a composición y texturas, imprimadas en blanco para que los colores brillasen, y, en algunos casos utilizar una iluminación agresiva y artificial.

Os los presento:


Estos son tres ayudantes del sheriff un poco perdidos en su labor. El primero mirando por el cañón de su rifle con una cara de estúpido impagable, el segundo (sí, es Walter Brenan, lo recordareis Rio Bravo de Howard Hawks), y el tercero está buscándose balas en el bolsillo de la camisa. El esperpento. Todas ellas son de Knuckleduster Miniatures.
He de decir algo con respecto a las figuras de esta casa: La calidad que les falta en los modelos en cuanto al modelado y el acabado, la suplen de sobra con la personalidad que tienen las miniaturas. Si buscais perfección, o simplemente no os atreveis con una miniatura porque aparentemente es fea antes de pintarla, no es vuestra casa.
Una foto de los tres ayudantes del sheriff  posando juntos para la ocasión:

A continuación paso a presentar a dos clásicos de toda escena tejana, de herrado de reses o simplemente de rodeo:
El viejo vaquero que se prepara para la acción cargando el tambor de su revolver colt.

Detalle de su compañero, que destaca por haber ido a la ciudad hace poco y haber adquirido una nueva camisa.  Ambas figuras pertenecen a la antigua colección de Knuckleduster Miniatures. Creo que en una carta de novedades que me enviaron, ya habían renovado estas dos miniaturas. Normal, ya que la desproporción de las manos, el poco detalle de las botas o el mal modelado de la soga, hacen que estas figuras tengan, aparentemente, pocas posibilidades. Aún así, el resultado no es tan malo, ¿Verdad?

Hasta aquí la charla de hoy. Las necesidades blogeras y los vicios quedan a un lado cuando no queda más remedio que trabajar para vivir. No os perdais la siguiente parte de este post, en el que os presentaré a las chicas de la banda y al Hombre... 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...