martes, 22 de abril de 2014

Miniaturas militares: Ventanas a la historia de España, Parte II


1797, Tenerife, la derrota de Nelson. Antonio Zapatero y Agustín Pacheco Fernández. Colección de Agustín Pacheco, 2010. 
Hola a todos:
Continuamos nuestro devenir de entradas con la segunda parte de la exposición que el Museo del Ejército nos ofrece actualmente. Recuerdo que en la anterior nos quedamos cerca de las fotografías de la guerra de la independencia. Dudo, a la hora de redactar esta entrada, si respetar la cronología usual o mantener el orden expositivo. Creo que voy a optar por esto último, además dejamos lo espectacular para el final.

Seguimos con la intervención española en la Guerra de la Independencia de Estados Unidos:

Asalto al Fuerte Queen´s, Sitio de Pensacola, 1781. José Manuel Guerrero Acosta, 1998.  Gabinete del JEME, depositado en el museo de militares de Jaca. Los dioramas y escenas militares de esta exposición rememoran hechos de la historia de España desconocidos para gran parte de nosotros.
Dejamos  los intentos de los primeros borbones por mantener España entre las principales potencias mundiales. He de decir que he echado mucho de menos a Blas de Lezo. No hay ninguna representación del Medio Hombre, ni de los eventos acaecidos en Cartagena de Indias. Con esto, pasito a pasito, llegamos a una de las fases más dramáticas y desastrosas de nuestra historia, que en esta exposición presenta un sentimiento agridulce, pues los dioramas son de una calidad increíble.

"La Venta de Bailén". F. Javier Ruíz, Alejandro Labourdette, Javier Méndez, Manuel Iglesias y Alejandro Garrido, 2010. Esta escena representa el momento de celebración tras la batalla de Bailén, en la que por primera vez se venció en enfrentamiento a campo abierto a las tropas napoleónicas. 
Aunque hay dioramas muy destacables, como el de la expedición española a Dinamarca, de Juan García Yugueros, o la salida del Parque del Monteleón, del 2 de mayo de 1808 (Carlos Sáez Lozano), de la Guerra de la Independencia española destaca el titulado "Cantaremos Victoria", de Luís Ángel Ruíz Fernández, realizado en 2004.


El asedio y la defensa de la ciudad de Zaragoza nos ha dejado escenas tan impresionantes como estas:

Imagen de detalle del diorama "Defensa de Zaragoza, 1808-1809", realizado por S. Sánchez Domínguez en 1993
Los Alegres Turlurones, autores muy presentes en esta exposición, realizaron esta escena entre el 2005 y 2006, con figuras de Beneito. Pertenece a la colección particular de Manuel Picatoste Sueiras. Representa la retirada a la Coruña del ejército inglés peninsular tras la Batalla de Elviña en 1809.


Nos dejamos en el camino algunas escenas más, muy entrañables, como la de Agustina de Aragón en el sitio de Zaragoza, o la victoria aliada en Vitoria. Pasamos ya a la época isabelina, y por tanto a las guerras carlistas. Sin embargo, llama la atención una impresionante parada militar del ejército isabelino. El Palacio Real frente al que desfilan se ha realizado a propósito para la exposición. Las miniaturas fueron preparadas por Lucio Sáez Alcocer y José Almirall durante más de quince años. El palacio ha sido realizado por Bernardo Alonso Marugall en 2013.

La parada es impresionante en número, pero la maqueta del Palacio Real es magistral. 
La exposición tiene una amplia representación de escenas de la Primera Guerra Carlista. He aquí unos cuantos ejemplos:


"Villar de los Navarros". Asociación de Modelismo Histórico Alabarda, colección particular. Este diorama representa la batalla que se produjo en Villar de los Navarros, cerca de Zaragoza.  Fue realizado en 2012.


Ver estas miniaturas con los ojos de un coleccionista actual es entrañable, pues la calidad de las miniaturas que nosotros poseemos hoy en día es incomparable. Hay que pensar que estas miniaturas de Palomeque tienen 85 años, y que formaban parte de una gran parada militar de más de mil cien miniaturas que representaban el abrazo de Vergara. 
He de reconocer que la parte de las guerras carlistas es algo cansada, repetitiva. No me entiendan mal, seguramente tuve esa sensación porque llevaba unas cuantas fotografías hechas,  mi nivel de atención flaqueaba, y mi cansancio físico iba en aumento de tanto rodilla en tierra. Pero aún así, hay piezas que no puedes dejar de fotografiar. Esta escena pertenece a la Tercera Guerra Carlista:

"Zuavos Carlistas en Alpens", por los Alegres Turlurones. Realizado en 2009. Colección de Luís Esteban Laguardia.
Dejamos aparte las guerras civiles españolas del XIX, para presentar otra de las piezas que llaman la atención de una manera brutal, principalmente por el número de miniaturas implicadas en la escena y por las pocas veces que se puede contemplar desde tan cerca estos materiales tan antiguos. Se trata de una parada militar en la que participan ejércitos de España, Italia, Alemania y Austria-Hungría. Escena y materiales, realizados en Alemania, son del siglo XIX. Son 3804 miniaturas planas de estaño, y pertenecen al Museo del Ejército:

La enormidad de este desfile es tal, que me fue imposible realizar una fotografía en la que apareciesen todas las miniaturas.

Las figuras, aunque planas, destacan por su gran calidad y su delicado pintado. 
Si no tenemos una posición estrictamente frontal del desfile, las cosas ya no son tan aparentes.
Y hasta aquí por hoy. Tengo material para una tercera y última entrada sobre esta exposición, así que en breve daremos un repaso por la Guerra de Cuba, Guerra Civil y otras acciones del ejército español aquí representadas, junto con una gran, gran sorpresa.
¡Hasta la próxima!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...