martes, 31 de mayo de 2016

PROJECT Z: Unboxing de la banda de moteros

Hola a todos:
Hacemos hoy un alto en el camino en las aventuras de "La Nueve", para hablaros de una de las cajas que más nos han llamado la atención últimamente. Se trata de la caja de moteros que los de Warlord Games han sacado como expansión a su juego zombiapocalíptico, el Project Z.

Esta es la ilustración de la caja la banda de moteros para el Project Z

Las fotografías promocionales nos han gustado bastante, así que hemos decidido que, una vez conseguida, os teníamos que mostrar el interior de este interesante producto. Nosotros la adquirimos en Quimera Hobbies, al maravilloso precio de 33,50 €. En la página oficial de Warlord está a 25 libras más gastos. Es chocante que los chicos de Goblin Trader la tengan a 18,25 €, pero sin stock. En otras tiendas web, como E-Minis, está a 32,50. Cosas del mecenazgo del proyecto de Warlord, y del precio al que se ha adquirido, o no, por parte de los distribuidores. 
Vamos a ver el contenido. Durante el proceso de montaje de las miniaturas hemos ido fotografiando el contenido, el despiece. También os comentaremos las dificultades que hemos encontrado en el montaje, y la calidad del producto, siempre a través de nuestro humilde parecer. 


Este es todo el contenido de la caja, con dos matrices. La de la izquierda y justo la de la fotografía inferior, es la del jefe de la banda. La de la derecha es la de los moteros. Trae 25 cartas para jugar al Project Z, pero eso es otro asunto. 


Como os podéis dar cuenta, la chopper del jefe de la banda viene equipada con varias armas. Un bazooka, un mini gun y un rifle. Aunque parezca que vienen muchas piezas, no hay más que una posibilidad de montaje. 


Esta es la matriz de los moteros. En la caja viene anunciado que contiene ocho miniaturas, pero nos tememos que eso no es así. Nosotros consideramos miniatura al conjunto completo e individual, no a una pieza que forma parte de un grupo. Si contamos los torsos, que es en este caso lo más escaso en la caja, contamos seis en la matriz de tropa, y dos en la del jefe. Evidentemente, jefe y ayudante forman un conjunto para una única miniatura, así que, como mucho, puedes montar tres motos pilotadas y cuatro moteros a pie. Eso son siete. Una vez asumido que la combinatoria era la que era, comenzamos con el proceso del destroquelado y el montaje. 

La caja viene sin instrucciones, y en la página web de Warlord hay unas imágenes explicativas en las que se combinan las diferentes piezas. Pensamos que deberían haber impreso esas instrucciones y haberlas incluido en las cajas. De todas maneras, las piezas vienen marcadas con una letra, así que no está de más que agrupes por letra todo lo que vayas destroquelando. 


La calidad de las piezas es extraordinaria. Eso sí, más vale que te armes de paciencia, y tengas a mano unas buenas tenacillas y una afilada cuchilla de modelismo para sacar de la matriz las delicadísimas piezas que forman parte de este kit. Unas pinzas también te van a hacer falta. 

Esta es, para nosotros, la pieza más delicada de este kit, uno de los tubos de escape.
Los moteros, a excepción del kit del lider, vienen armados con armas ligeras, como uzis y pistolas de gran calibre, cadenas, cuchillos y revólveres. Nosotros decidimos que los pilotos de dedicarían a eso, a conducir, y utilizaríamos los brazos preparados para acoplarse al manillar. 


En la fotografía superior encontramos todos los pares de piernas que se pueden usar para los modelos que van a ir motorizados. Como veis, hay uno de ellos que apoya el pie en el suelo. La pierna que se ve abajo es la que haría pareja si decidimos no usar esta opción. 


Es conveniente probar cómo quedan las piernas en la motocicleta. No intentéis girar los torsos, pues las miniaturas no están pensadas para eso y se descuadrarían los brazos con el manillar. 


Esta es la primera de las motos, ya terminado su montaje. Las líneas de molde son apenas inexistentes, y, aunque hay que repasar, la calidad de la miniatura es excelente. La variedad de cabezas es grande, y muchas de ellas van a servir para otros afanes, pues sobran. Toda la tipología de cabezas de los moteros más rudos está representada en este kit. Para esta moto decidimos usar aquellas que más dinamismo le daban al modelo, con el pelo al viento. Os aconsejo que no peguéis el respaldo de la moto antes de tener claro como encajan los modelos una vez montados completamente. 
Una vez preparada la primera moto, la segunda fue mucho más fácil de montar. Usamos el manillar con la horquilla más larga, para darle una apariencia más chopper. Además, decidimos que esta segunda estuviera detenida. Los amantes del naziexplotation estarán más que contentos con este modelo. 


 Las fotos no lo muestran, pero las motos van ancladas a la peana con un vástago de acero. Esa es la mejor opción. 


Lo malo, como ya habréis caído en la cuenta, es que al ir dos ocupantes por moto, íbamos a perder una miniatura a pie. En nuestra humilde opinión da igual, lo mejor de esta caja son las piezas en moto, y, ya que los chicos de Warlord no han sido generosos con los torsos, eso no iba a ser óbice para que nosotros hiciésemos lo que nos pareciera. 


Estas son las cuatro miniaturas que hemos montado con la matriz de tropa. En cuanto a la miniatura de la chica a pie, no de deis muchas vueltas en cuanto a la pose. Es la que es, no encaja de ninguna otra manera. 
Por último, llegamos al boss. El jefe motero es una figura realmente espectacular, de 10 en cuanto al modelado, pero con algunas pegas para el pintor. Este es el despiece:


Fijáos en el detalle de la horquilla y el manillar. Los brazos del jefe forman parte de la pieza, con lo que, cuando montes la moto, vas a tener brazos puestos.


Estas son las siete piezas que forman la moto. Como en todas las demás hay alforjas tipo star, baúles y rulos. Las alforjas de la moto del jefe son abiertas y van cargadas de munición. Una pura macarrada. 


Esta es la ayudante del jefe, o lo mismo es la propia jefa. Un modelado espectacular para una miniatura que alcanza unas cotas de calidad inimaginables para una pieza de plástico de hace unos años. Esta miniatura es el octavo pasajero de la caja. Como podéis ver, no tiene muchas opciones, debe ir en moto y acompañando al biker boss. 


Esta pieza hace que todo haya merecido la pena. A la hora de pintarla va a ser difícil, ya que hemos pegado los brazos y el cuerpo del piloto. No nos arriesgábamos a sufrir los desajustes propios del montaje con el modelo ya pintado. Eso sí, es la única excepción. Todas las demás miniaturas pueden separarse de sus monturas. 
Para que os sirva de comparación para asuntos de escala, os dejamos esta foto en la que aparecen, entre moto y moto de plástico, una moto BMW de la 2ª Guerra Mundial de Blacktree Design y otra con sidecar de Warlord. 


En definitiva, si valorásemos de 1 a 5 la calidad de los modelos, daríamos un 4 a la tropa y un sobresaliente 5 al jefe y acompañante. En cuanto a la configuración de los modelos y sus diferentes opciones, un 3. Los modelos pueden variar poco en lo fundamental, pero bastante en los detalles como cabeza y armas. 
El que se anuncie en la caja que vienen ocho miniaturas sí que nos parece mal, pues no es posible montar esos ocho. Un enorme 1 a este respecto. 
El precio, teniendo en cuenta que lleva tres motos y hasta cuatro miniaturas de plástico a pie, lo vemos excesivo. ¿33,50 €? No debemos estar muy en nuestro sano juicio para comprarnos plástico a precio de oro. Eso sí, nos ponemos a mirar las miniaturas una y otra vez, y se nos pasa el cabreo. Y como los que entendemos de caprichos miniaturiles sabemos de esto, valorando pros y contras, nos la volveríamos a comprar, eso sí, si hubiese una opción en la que la que la miniatura del jefe no fuese incluida. 

Saludos a todos y...
¡Seguidnos en facebook!

















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...